En la plaza del Sol, la Consejería de Cultura dejará libre el palacio de los Revillagigedo para trasladarse a las nuevas oficinas diseñadas por Santiago Calatrava en Buenavista.

El edificio es del Estado, pero el Ayuntamiento le ha echado el ojo. «Por sus características no es ideal para oficinas», sostuvo el concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, ante la posibilidad de que lo ocupe la Agencia Tributaria.

El Pleno acordó ayer pedir la cesión del inmueble y se mostró dispuesto a «una compensación o una permuta» a cambio del edificio.

Cree que podría servir para ubicar servicios municipales ahora dispersos, un centro social para el casco antiguo o como nueva sede del Archivo Municipal, según defendió Roberto Sánchez Ramos, de la Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda.