La Fiscalía ha pedido 17 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía para Nilverson S.R., un brasileño de 29 años, por asesinar con alevosía a un conocido golpeándole repetidamente en la cabeza con una bombona de butano de 27 kilos en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

El acusado mató a su compatriota lanzándole una bombona de butano que pesaba 27 kilos
Los hechos ocurrieron durante
la celebración de una fiesta en el domicilio del agresor el 11 de junio de 2005.

El acusado ha afirmado durante el juicio que ha comenzado hoy en la Audiencia de Barcelona que golpeó a Wellison F.A., también brasileño de 32 años, en defensa propia cuando éste intentó agredirlo con una navaja.

Estaba siendo amenazado

Según la versión de Nilverson, el fallecido intentó apuñalarle durante la pelea tras haberle amenazado de muerte tres veces en días anteriores a raíz de varias discusiones motivadas por el trabajo que compartían en una obra.

Cuando la víctima intentó agredirlo, Nilverson le hizo la zancadilla a la víctima, que cayó aturdido. El acusado entró a su domicilio y cogió "lo que tenía más cerca", una bombona de butano de 27 kilos, y se la lanzó cuando Wellison se incorporaba, matándolo en el acto.

La defensa pide la absolución porque afirma que lo hizo en legítima defensa cuando estaba borracho
Tras lanzarle la bombona huyó rápidamente de su domicilio.

La defensa mantiene que la utilización de la bombona fue "necesaria" ya que lo único que hizo el acusado fue "defenderse de alguien que vino de forma inesperada y con la intención de acabar con su vida".

Estaba borracho

Como atenuante de la conducta, se ha presentado el hecho de que el acusado sufría una anulación absoluta de las facultades al haber consumido durante la fiesta "muchas cervezas" y una botella de whisky.

Por ello el letrado ha pedido su absolución eximiendo la intoxicación plena por consumo de alcohol y la legítima defensa.