Al menos 15 heridos y 62 detenidos en las protestas contra la reforma laboral en Francia

Un cóctel molotov explota al lado de varios policías durante una manifestación contra la nueva reforma laboral en París.
Un cóctel molotov explota al lado de varios policías durante una manifestación contra la nueva reforma laboral en París.
Etienne Laurent / EFE
Miles de personas se han manifestado en el centro de París y en otras 110 ciudades francesas para exigir una vez más la derogación de la reforma de la legislación laboral, aprobada este verano después de meses de intensa controversia política y social. En la capital, la protesta ha finalizado con duros enfrentamientos, cócteles mólotov y varios heridos. Además, al menos 119 personas han sido detenidas en toda Francia.

Las manifestaciones organizadas este jueves en Francia contra la reforma laboral del Ejecutivo socialista se saldaron con 15 policías y gendarmes heridos en todo el país, dos de ellos graves, y 62 detenciones, informó el ministerio del Interior.

El comunicado oficial no precisó el número de heridos entre los manifestantes, que llegaron a las 78.000 personas en toda Francia y 13.000 solo en París, según las autoridades, y a las 170.000 y 40.000, respectivamente, según los sindicatos.

Aunque la mayor parte de las 169 manifestaciones de este jueves se desarrollaron sin incidentes, el despliegue de seguridad no pudo evitar altercados en la capital, Nantes, Rennes, Rouen, Grenoble, Toulouse y Montpellier.

En esas ciudades se repitieron los enfrentamientos entre agentes y radicales ya vistos en anteriores ocasiones, con lanzamientos de cócteles molotov y de gases lacrimógenos.

"Esos actos de violencia son inaceptables", indicó el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, según el cual 32 de las 62 personas controladas permanecieron retenidas para "responder de sus actos ante la Justicia".

En París, el trayecto se ha limitado a los dos kilómetros que separan las plazas de Bastilla y de la República, y estuvo vigilado por 1.200 policías y gendarmes. Como en otras ocasiones, el despliegue no pudo evitar unos altercados que se saldaron con al menos nueve detenidos, el habitual lanzamiento de cócteles molotov y gases lacrimógenos, y al menos un manifestante y cinco policías heridos.

Francia ha vivido así una nueva jornada de manifestaciones contra la reforma laboral, la primera desde su aprobación en julio en condiciones muy difíciles para el Gobierno, con marchas y  una huelga de controladores aéreos que supone la supresión de vuelos en los aeropuertos de París. Esta decimocuarta jornada desde el comienzo de su lucha en marzo, encabezada de nuevo por la Confederación General del Trabajo (CGT), reclamó la derogación de esa ley adoptada en pleno periodo estival y que en su trámite parlamentario evitó el debate y el voto de los diputados.

En la última jornada de protesta el 5 de julio, fueron apenas varias decenas de miles de personas, lejos de los cientos de miles que se habían manifestado el 31 de marzo, en el momento de mayor movilización (390.000 según la policía, 1,2 millones según los sindicatos).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento