Por goleada. Las clases de inglés ganan a las de catalán entre los diputados del Parlamento catalán.

17 de los 135 que forman el hemiciclo están apuntados a las clases de idiomas que ofrece esta institución. Uno de ellos, Benet Maimí, estudia los dos idiomas.

Sólo dos de los 17 diputados que estudian idiomas en el Parlament lo hacen de lengua catalana
"Yo soy de la época en la que la enseñanza se hacía en castellano y no hacíamos inglés", afirma este disputado de 47 años que no pudo estudiar el catalán en el colegio porque el régimen de Franco no lo permitía. 

No fue hasta los años 80 cuando ya se empezó a estudiar el catalán en los colegios. 

16 estudian inglés 

Hay 16 que tratan de mejorar sus conocimientos en la lengua de Shakespeare frente a sólo dos que optan por avanzar en la de Josep Pla.

El Parlamento ofrece clases para grupos reducidos a los diputados, su precio esta subvencionado aunque puede encarecerse si no asisten con la regularidad exigida.

Las clases se suelen hacer a la hora de comer, "entre comisión y comisión", indican desde CiU. "Visto así también sirve como dieta", bromean.

Ninguno de ERC

Un diputado del PSC y otro de CiU han seguido el ejemplo del presidente de la Generalitat, José Montilla, que dos veces a la semana recibe clases de catalán.

Montilla estudia catalán dos veces a la semana de 8 a 9 de la mañana con una profesora particular
Dos diputados del PP, entre ellos Daniel Sirera, se habían apuntado "pero no lo comenzarán por la asunción de nuevas responsabilidades. Ya habían hecho la prueba de nivel", indica una colaboradora.

El PP y Ciutadans son los únicos partidos que no tienen representación en las clases de catalán y de inglés.

Montilla madruga

El presidente de la Generalitat estudia catalán desde que ocupa el cargo pero lo hace fuera de las clases que ofrece el Parlament.

Fuentes de la Presidencia explicaron a 20 minutos que Montilla hace dos horas semanales de ocho a nueve de la mañana.

"Una profesora particular va al Palau de la Generalitat. Y las clases, las paga él", comentan.

Montilla empezó a estudiar catalán (no tiene el nivel C que se exige a los funcionarios) al poco de ser investido presidente y las primeras lecciones incidieron en la fonética (Montilla no diferencia las sordas de las sonoras) pero ahora "hace de todo".