La Serranía de Cuenca
Nacimiento del río Cuervo. ARCHIVO

Esta vez es la misma Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural la que ha sido señalada como la causante de un grave daño ecológico al recientemente creado Parque Natural de la Serranía de Cuenca.

Resulta irónico que el programa de creación, acondicionamiento y mejora de caminos para uso público emprendido por la mencionada consejería en inmediaciones de esta reserva, con sus proyectada red de caminos rurales de 80 kilómetros, sea señalada como una iniciativa agresiva con las aves, entre ellas el Águila Real, implique la tala masiva de árboles y el movimiento de millones de toneladas de tierra, “generando un daño gravísimo para las masas forestales y a los hábitats que, en teoría, se deberían proteger”, señalan algunos ecologistas.

Señalan además que no se ha hecho un estudio serio sobre los impactos ambientales generados por estas acciones

Estos señalan además que no se ha hecho un estudio serio sobre los impactos ambientales generados por estas acciones.

Por su parte, el ayuntamiento de Cuenca, insiste en que las obras sólo consisten en las ampliaciones de caminos que ya existían, pero los ecologistas sostienen que” muchos de esos caminos y senderos se podían mantener como estaban y que no es necesario abrir pistas de tamaño desproporcionado y menos en tal número y longitud”.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE CUENCA.