Paolo Macchiarini
El cirujano Paolo Macchiarini. ARCHIVO

La comisión creada en el hospital Clínic de Barcelona para revisar el trasplante de tráquea que realizó en este centro en 2008 el cirujano Paolo Macchiarini, acusado de prácticas fraudulentas en el Instituto Karolinska de Estocolmo, ha considerado que la intervención fue "correcta".

La comisión, compuesta por especialistas del Clínic y también externos, concluyó que tanto el trasplante de tráquea como el artículo que sobre el mismo se publicó posteriormente en la revista científica Lancet habían sido "correctos".

El actual director médico del Hospital Clínic, Antoni Castells, ha explicado este martes que, tras conocerse las conclusiones de la citada comisión, la segunda que analizaba el trasplante, el centro dirigió una carta a una revista médica en la que se ofrecía información concreta sobre la evolución de la mujer a la que Macchiarini trasplantó la tráquea, una enferma que padeció tuberculosis.

La paciente, que tuvo una evolución inmediatamente posterior al trasplante "muy favorable", ha registrado a medio y largo plazo diversas complicaciones médicas que han hecho necesario su paso por el quirófano en varias ocasiones en el Clínic.

Paolo Macchiarini trabajó como jefe de servicio de cirugía torácica entre los años 2005 y el 2009 en el Hospital Clínic, con un contrato de cuatro años que no se renovó por las discrepancias que mantuvo con otros colegas del mismo centro médico.

El Clínic distingue entre dos aspectos el paso de Macchiarini por el hospital: por una parte, el trasplante de tráquea concreto, el primero en todo el mundo, y, por otra, su actitud a nivel asistencial.

Por lo que se refiere al trasplante, Castells ha asegurado que el mismo fue evaluado por una comisión ética de investigación clínica, que lo aprobó, al igual que hicieron un comité de ética asistencial y la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT).

Los problemas llegaron cuando el cirujano italiano solicitó un permiso para realizar un segundo trasplante de tráquea, introduciendo unas modificaciones técnicas que no fueron, en este caso, avaladas por la comisión ética de investigación clínica.

Estas modificaciones que pretendía introducir el cirujano no estaban suficientemente bien informadas, ha indicado Castells.

Macchiarini es un buen cirujano, "técnicamente hablando", ha considerado Castells si bien las indicaciones que establecía en otros tipos de cirugía torácica que realizaba no eran compartidas por otros de sus compañeros del hospital barcelonés.

Las discrepancias médicas fueron tan importantes que llevaron a la no renovación del contrato de Macchiarini, impulsor del primer trasplante mundial de tráquea, una línea de investigación que se ha abandonado totalmente en el Clínic tras la marcha del médico italiano.

Tras conocerse en febrero de este año la dimisión del rector del Instituto Karolinska de Estocolmo, Anders Hamsten, por el caso de Paolo Macchiarini, acusado de prácticas fraudulentas, el Clínic quiso curarse en salud y creó una nueva comisión que ha analizado el trasplante de tráquea, y que ha concluido que todo fue correcto, en ese caso.

Si se produjeron otras intervenciones incorrectas, por el momento el hospital no ha querido entrar en esas cuestiones.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.