El nuevo plan para la igualdad entre hombres y mujeres de la Vicepresidencia da Igualdade e do Benestar incluye una investigación peliaguda: averiguar cuáles son «las barreras soterradas» que impiden que los puestos de toma de decisiones se repartan a partes iguales entre ellos y ellas.

El departamento del nacionalista Anxo Quintana está dispuesto a realizar un estudio a fondo de una situación que afecta tanto a las instituciones públicas como a las empresas privadas. A día de hoy, el único órgano que se salva es el propio Gobierno de la Xunta, en el que el reparto de consellerías es paritario: mitad y mitad.

Sin embargo, no sucede lo mismo en el Parlamento (las mujeres ocupan uno de cada tres escaños) ni en los ayuntamientos (sólo el 5,7% de las Alcaldías y el 30% de las concejalías son femeninas).

En el ámbito privado, no se salvan ni los sectores más tradicionalmente ‘femeninos’: en los trabajos con más mujeres empleadas ellas sólo ocupan dos de cada diez puestos directivos.

Ni mandan ni cobran igual

Los datos hablan por sí solos y son el aval de Vicepresidencia a la hora de investigar la causas. Porque no sólo hay menos mujeres tomando decisiones, sino que incluso las que lo hacen cobran menos. En el ámbito privado, claro está. Las directivas cobran un 68% menos que los hombres que ocupan un puesto similar.

 CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VIGO