Los empresarios de San Cristóbal se han quedado sin la exención de pagar por los vados que venían disfrutando desde la creación del polígono, hace ya 30 años.

El Ayuntamiento va a cobrárselo a todos, sin excepción, y a los que ha pillado (unos 800), además les pedirá los recibos de los últimos cuatro años (el resto ha prescrito) y con recargo. 

En todo caso, a partir del año que viene el coste será menor porque el Ayuntamiento va a reducir a la mitad el precio de los vados tanto para los polígonos como para los chalés.

«Esto no tiene nada que ver con San Cristóbal, se trata de una medida para favorecer la salida a las zonas industriales de empresas que están en la ciudad», explicó el concejal de Hacienda, Alejandro Blanco.

Aun con la rebaja, los empresarios no están conformes con que les cobren. Algunos están estudiando acudir a los tribunales, sin embargo lo ven complicado.

Dudan por recurrir

«Te cuesta más el collar que el galgo, porque contratar abogados para ir a juicio al final sale más caro que lo que vas ahorrarte», explican desde la asociación, convencidos de que la jurisprudencia les daría la razón.

De la rebaja, no obstante, también se beneficiarán otros polígonos como el de Argales, donde pagan religiosamente todos los años y a quien no lo hacía, el Ayuntamiento le levantaba los bordillos.

¿Por qué no quieren pagar?

Los empresarios del polígono de San Cristóbal consideran que los vados son como la puerta de sus casas. Además, recuerdan que en los municipios del entorno no se cobra y avisan de que puede haber una fuga de industrias, que dejen la ciudad para pagar menos.

Asimismo, opinan que no se pueden cobrar los recibos anteriores porque el polígono carecía de servicios.

En cifras

Empresas: Actualmente cuenta con 1.000 empresas y con la reciente ampliación dará cobijo a otras 250.

Trabajadores: A diario trabajan en el polígono en torno a 20.000 personas.

Vados: Hay unos 800 vados concedidos y sólo alguna empresa, de forma excepcional, ha pagado. El Ayuntamiento espera zanjar este asunto en 2007. Supondrá cerca de un millón de euros.