«Fui jugador y hace seis años que lo dejé porque me desautoricé a mí mismo». A sus 67 años, el alicantino Paco Alba ha superado su ludopatía y trabaja de voluntario en la asociación Vida Libre, donde ayuda a otras personas a curarse la adicción al juego.

Como él, en la Comunitat hay 10.271 personas apuntadas al registro de jugadores prohibidos de la Generalitat, un listado que marca a bingos y casinos quién no puede entrar al establecimiento por ser ludópata.

Así lo reflejan los datos de la Comisión Técnica del Juego a cierre de 2005. De ellos, en 608 casos lo han solicitado los propios interesados, para asegurarse de que el personal del local no les va a permitir la entrada (piden el carné de identidad). El 57% de exclusiones se refieren a los bingos, y a casinos, el 43%.

La vida de Paco ha cambiado por completo. «Jugaba a todo: máquinas, loterías, ruleta... y ahora hasta mi familia es otra», explica. «Una vez intenté entrar en un bingo y me lo impidieron». Ahora lleva cuatro años de voluntario y atiende a los recién llegados. «Me satisface ver cómo lo superan los demás, aunque a veces se confían y recaen», concluye.

Según los expertos, la mayoría de jugadores también fuma y bebe, lo que hace más difícil dejar el juego.

Dinos

... si conoces casos parecidos

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20valencia@20minutos.es correo l Xàtiva, 15; 46002 Valencia. o en www.20minutos.es

5 preguntas a...

Consuelo Tomás. Psicóloga del instituto valenciano de ludopatía

1 ¿En qué consiste la adicción al juego? Es un trastorno por falta de control en los impulsos que daña todas sus facetas: personal, económica, familiar… Las máquinas hacen creer al jugador que es hábil. Se trata de un juego activo, no como la lotería, donde casi no se puede intervenir. Están en cualquier bar, y eso se lo pone más difícil.

2 ¿Cómo se reconoce al jugador patológico? El social no tiene problemas: controla el tiempo y el dinero que juega, y disfruta mucho cuando lo hace. El adicto, en cambio, no controla tiempo ni dinero; cuando no juega le falta algo, y cada vez va a más. Lo oculta, dice mentiras...

3 ¿Qué juego es más peligroso? El riesgo depende del tipo de juego. Los más adictivos son las máquinas tragaperras, el bingo, los casinos y las timbas de cartas.

4 ¿Es un fenómeno en ascenso? Estamos notando más casos por Internet, pues se puede acceder a casas de apuestas sin salir de casa, y guardando el anonimato.

5 ¿Qué debe hacer un enfermo para desengancharse? La gente no lo reconoce. Después, se evita que acuda allí, que lleve dinero, y al final se debe ir solo.