Tordesillas celebra este martes su primer Toro de la Peña en un clima de tensión

Simpatizantes y detractores de la fiesta del Toro de la Vega se enfrentan a garrotazos en las calles de Tordesillas (Valladolid).
Simpatizantes y detractores de la fiesta del Toro de la Vega se enfrentan a garrotazos en las calles de Tordesillas (Valladolid).
JORGE PARÍS
La localidad vallisoletana de Tordesillas se encuentra ya dispuesta a celebrar este martes el primer Toro de la Peña de su historia, festejo que sustituirá al polémico Toro de la Vega y que impedirá que Pelado, el astado protagonista de este año, muera lanceado. El decreto-ley de la Junta de Castilla y León que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales ha marcado un antes y un después en la villa.

La localidad vallisoletana de Tordesillas se encuentra ya dispuesta a celebrar este martes el primer Toro de la Peña de su historia, festejo que sustituirá al polémico Toro de la Vega y que impedirá que Pelado, el astado protagonista de este año, muera lanceado. El decreto-ley de la Junta de Castilla y León que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales ha marcado un antes y un después en la villa.

Pelado, un morlaco negro bragado de cinco años y 670 kilos de la ganadería Jaralta procedente de Marqués de Domecq, será soltado a las once de la mañana, como manda la tradición y tras el disparo de cohetes, desde un cajón situado junto a la Plaza Mayor. Así comenzará un encierro que le conducirá hasta La Vega, con la particularidad de que por primera vez no podrá ser abatido en este último escenario por lanceros a caballo y a pie en pugna por darle muerte antes de que abandone los límites del pinar. En esta ocasión, una vez concluido el encierro, que se estima que dure hora y media, el toro será conducido hasta los corrales por varios bueyes.

En plenas fiestas de La Virgen de la Peña, Tordesillas vivirá una tensa jornada que seguirá muy de cerca multitud de medios de comunicación y sobre todo un importante contingente de efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local con el objetivo de garantizar, por un lado, el normal desarrollo del espectáculo y, por otro, de evitar enfrentamientos entre antitaurinos y vecinos de la localidad.

Este nuevo festejo ha indignado a los defensores del Toro de la Vega que, con una manifestación antes de que comience, protestan por este cambio bajo el lema "tradición, democracia y libertad" y tildando este año como "el primero de la represión". Incluso se han llegado a escuchar voces que abogan por incumplir la ley.

Para evitar que eso ocurra, los animalistas han acudido nuevamente a la localidad con el objetivo de velar de cerca por el fiel cumplimiento de la nueva normativa. Colectivos como Okupa Tordesillas por ejemplo han organizado una acampada en La Vega desde este lunes. "Como bien sabréis se ha impuesto una ley por la cual no se permite matar al toro, eso tenemos que comprobarlo... No podemos dejar que nos engañen, así que todo sera grabado", aseguran en su página de Facebook, antes de advertir de que "cualquier acto violento no es bien recibido" en su lucha.

El alcalde de la localidad, el socialista José Antonio González Poncela, se muestra optimista. "Seguro que todo sale bien", ha apuntado lacónicamente, en declaraciones a Europa Press.

El Toro de la Vega fue declarado de Interés Turístico en 1980. La Junta de Castilla y León lo protegió como Espectáculo Taurino Tradicional en 1999 y, en 2002, reforzó su protección al considerarlo de Interés Turístico Regional. Pero el pasado 19 de mayo, con motivo de la polémica suscitada con su celebración, el Gobierno regional aprobó un decreto-ley que prohíbe la muerte en público de reses en espectáculos taurinos tradicionales.

En la edición del año pasado, a los altercados previstos entre taurinos y antitaurinos se sumó la inesperada suelta de la res sin desalojar a los activistas del recorrido del torneo, viviéndose situaciones de peligro y angustia.

Cambiar la imagen de Tordesillas

Horas antes de su desarrollo, la Fundación ProVegan y la Asociación Capital Animal han propuesto acoger a Pelado en un santuario para animales una vez finalizado el encierro.

Fundación ProVegan gestiona El Hogar ProVegan en Tarragona, que dispone de todas las condiciones necesarias para la custodia y el cuidado de un animal de las características del astado. La Fundación se compromete a trasladar al astado desde Tordesillas a las dependencias del santuario con el fin de "garantizar para él una vida digna hasta que, de manera natural, ésta llegue a su final", según informa a través de un comunicado.

Fundación ProVegan y Capital Animal consideran que esta propuesta beneficiará a la imagen de la localidad vallisoletana. "El pueblo de Tordesillas tendrá la oportunidad de demostrar que, si bien ha venido defendiendo su tradición, está también comprometido con la protección de la vida de los animales, que es el signo de los tiempos. Si una vez llevado a cabo el encierro, Pelado es trasladado a un santuario en vez de a un matadero, Tordesillas trasladará al mundo el mensaje de que no es la muerte del toro lo que le interesa en cualquier caso. Y el mundo empezará a cambiar su visión, también parcial e injusta, del pueblo", defienden.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento