Dos conductores de motocicleta fallecieron el sábado y junto con los dos que murieron ayer elevan a cuatro el número de víctimas mortales, lo que convierte a este fin de semana en uno de los más trágicos para los motoristas catalanes.

Un hombre de 34 años, residente en Caldes de Montbuí, murió ayer a las cuatro de la mañana en Tagamanent, cuando su moto se salió de la vía.

Las piezas de la moto, que se partió, provocaron un accidente a tres turismos, sin provocar más heridos. Antes de las doce del mediodía, otro motorista fallecía en Lluçà en un accidente con dos motocicletas implicadas.

El primero, el viernes

El fin de semana más trágico para las motos empezó la madrugada del viernes en Santa Eulàlia de Ronçana.

El primer accidente se produjo al chocar una moto contra un turismo. La víctima L. R. de 30 años era vecino de Barcelona.

El segundo siniestro tuvo lugar en Pradell de la Teixeta y la víctima viajaba de acompañante en una moto que se salió de la carretera.