La consellera de Salut de la Generalitat de Catalunya, Marina Geli, anunció ayer que ya han empezado a realizarse las auditorías eléctricas a ocho de los principales hospitales de la red sanitaria catalana, para comprobar el estado de sus infraestructuras tras la gran apagada que afectó al Hospital de la Vall d’Hebron. Geli opinó que es un momento ideal para invertir en la modernización de las instalaciones de suministro eléctrico. En lo que se refiere a la avería del Vall d’Hebrón, la consellera repitió que la normalidad es la tónica de la actividad hospitalaria pese a que se mantienen algunos inconvenientes derivados de tener que obtener electricidad en 28 generadores. Los trabajadores del centro han tenido que hacer horas extras para normalizar las visitas e intervenciones anuladas.