El primer ministro chino, Wen Jiabao, ha prometido que Pekín «trabajará con la comunidad internacional para lograr una solución apropiada y pacífica» y expresó su deseo de que se logre la estabilidad en Birmania, donde se vive una crisis a raíz de las violentas represiones de protestas contra el régimen militar. El enviado especial de la ONU, Ibrahim Gambari, se ha reunido con la líder opositora birmana y Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi. También conversó con miembros de la Junta Militar. En varias ciudades españolas se convocaron ayer manifestaciones de apoyo a las víctimas.