Celia y Carmen, parto por cesárea
Carmen nació por cesárea; su madre, Celia, no dilataba. JORGE PARÍS

Los hospitales públicos de la región abusan de las cesáreas, y cada vez más. De los 46.635 nacimientos del año pasado, 10.122 fueron por cesárea, según datos de la Consejería de Sanidad; es decir, casi el 22% de los alumbramientos, lo que supera el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): el 15%.

Esto supone que el año pasado nacieron unos 3.000 niños por cesárea y podrían haberlo hecho por vía vaginal. Y el porcentaje de esta operación está creciendo: en 2000, la cifra era del 19,5%.

No hay ningún modelo mejor de parir que el ideado por la naturaleza

"La culpa es tanto del médico como de la madre, que en ocasiones opta por la cesárea para acortar el parto por comodidad", dice la presidenta de la Sociedad Científica de Matronas, M.ª Ángeles Rodríguez. Y ello pese a los peligros: "No hay ningún modelo mejor de parir que el natural: las infecciones y el sangrado de la cesárea triplican el riesgo de muerte de la madre", advierte, aunque reconoce que parte de este aumento se debe también a que "las madres son mayores y cada vez hay más partos múltiples".

En las privadas la situación es aún peor: las cesáreas superan el 30%, según la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, que lo achaca a que una clínica "puede cobrar hasta 1.000 euros más por una cesárea que por un parto vaginal".

El Clínico, donde más se hacen

El Clínico San Carlos, con un 25,93%, La Paz (23,9%) y el Severo Ochoa (23,2%) son los hospitales públicos de la comunidad donde más cesáreas se hacen, según datos oficiales de 2005 aportados por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública. Los hospitales de Fuenlabrada (16%), Móstoles y Getafe (18,1%) registraron las tasas más bajas. Fuentes de Sanidad matizan estos datos: por ejemplo, en un hospital con muchos medios puede haber más cesáreas precisamente porque a él se derivarán los partos más conflictivos.

Dos maneras de nacer

Parto vaginal. Julia y Julia

"Sólo nos faltaban dos copas de vino". Julia, que se llama como su mamá, es la pequeña de 3 hermanos y nació hace un mes por vía vaginal. A su madre, de 35 años, le pusieron la epidural y, como "sus hermanos ya habían abierto el conducto", la niña sólo tardó 2 horas en nacer. Su mamá no necesitó ni un punto. El papá de la pequeña lo grabó todo en vídeo. "En el paritorio sólo nos faltaban dos copas de vino", asegura Julia para explicar que todo fue como la seda.

Por cesárea. Celia y Carmen

"Me la hicieron porque no dilataba". Cuando Celia, de 28 años, llegó a la clínica privada a dar a luz, llevaba más de 10 horas con contracciones. Doce horas más tarde apenas había dilatado y los médicos le recomendaron que, para que no peligrara la vida de Carmen, que ahora tiene 5 meses, lo mejor sería una cesárea. "Yo no quería", confiesa. "Si me hubieran mandado a casa y hubiese vuelto al día siguiente, quizá hubiese sido natural, pero ¿y si espero demasiado y mi hija se muere?".