Catalá asegura que el tren cumplía "todas las garantías", pero apunta a las obras en la vía

El ministro de Justicia en funciones, que ha asumido la cartera de Fomento, Rafael Catalá, realiza declaraciones a la prensa en la zona de O Porriño (Pontevedra).
El ministro de Justicia en funciones, que ha asumido la cartera de Fomento, Rafael Catalá, realiza declaraciones a la prensa en la zona de O Porriño (Pontevedra).
EFE

El ministro de Justicia y Fomento en funciones, Rafael Catalá, aseguró este viernes que el tren descarrilado en O Porriño (Pontevedra) en el que han muerto cuatro personas cumplía "todas las garantías", aunque apuntó que la velocidad estaba limitada en el tramo del siniestro debido a obras de mantenimiento.

Catalá, titular de justicia en funciones y responsable de Fomento desde que Ana Pastor fue elegida presidenta del Congreso de los Diputados, acudió a O Porriño para interesarse por las víctimas e informar de los pasos que seguirá el Gobierno.

El titular explicó que el convoy había sido sometido a una revisión rutinaria el jueves y que cumplía "todas las garantías". Esta fue menos exhaustiva que el chequeo "rigurosísimo" que pasó en el mes de mayo y en el que se comprobó que contaba con los requisitos para estar en servicio. A continuación, incidió en que la zona del accidente sufre obras de mantenimiento, motivo por el cual los trenes utilizan la vía provisional y no la principal, lo que les obliga a reducir la velocidad en ese tramo.

En todo caso, Catalá pidió no aventurar las causas, puesto que ya están en marcha las pesquisas para averiguar si hubo un error técnico, humano o de procedimiento.

Confianza en el maquinista

También descartó que la nacionalidad del maquinista, de origen portugués, haya influido en la existencia de algún tipo de error o confusión a la hora de interpretar las señales o de cometer un error en la velocidad con la que se debe circular en ese tramo. Según el ministro, los profesionales están instruidos y conocen los reglamentos.  "Los estándares son muy parecidos", subrayó.

"Nada indica que el accidente fuera por un fallo humano o del material, que está en perfectas condiciones y bien mantenido", añadió Manuel Queiró, presidente de la empresa ferroviara pública lusa Comboios de Portugal, que opera el recorrido de forma conjunta con la española Renfe. "Fueron circunstancias anormales que tendremos que descubrir", dijo el responsable, que alabó la experiencia de los operarios que dirigen el tren: "Están súper preparados".

Dos países, un conductor

Los conductores del Tren Celta, como se conoce a este recorrido, reciben formación para operar tanto en España como en Portugal. El secretario general del sindicato de maquinistas Semaf, Jesús García Fraile, asegura que sus afiliados estuvieron "conformes" con la decisión de no cambiar al responsable del tren al cruzar la frontera "siempre que se cumpliesen las medidas de seguridad".

De esta forma, los maquinistas tuvieron que adquirir conocimientos tanto en materia de idiomas como en infraestructura y vehículos de ambos países. "Esto no tiene por qué haber sido la causa", insistió en declaraciones a Europa Press.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento