Miles de personas se concentran el domingo en el centro de Granada para acompañar a la Virgen de las Angustias, patrona de la ciudad, en su recorrido procesional el día en que se conmemora su festividad, fijada en el último domingo de septiembre.

Las calles adyacentes a la Basílica de la Virgen de las Angustias y las que forman parte del recorrido, cortadas desde antes del desfile, registraon una gran afluencia de personas para contemplar a la patrona, que aunque se venera en la ciudad desde el siglo XVI, no fue proclamada oficialmente como tal hasta 1887, obligado por el fervor popular que aún hoy se mantiene.

El desfile procesional, que duró unas cinco horas, lo abrió un amplio cortejo oficial integrado por la corporación municipal junto a otros miembros de la comitiva.

La salida de la procesión fue precedida por la mañana por un oficio religioso en la Basílica, cuyas puertas lucieron días atrás, como todos los años, multitud de flores colocadas en un gran panel habilitado a la entrada, y también por los actos de culto de los integrantes de la hermandad sacramental de la patrona.

La procesión, a la que precedió anoche el pregón del sacerdote italiano Giovanni Lanzafame di Bartolo, cierra los actos que durante el último mes han protagonizado instituciones, asociaciones y fieles para rendir homenaje a la patrona.

Como es tradicional en la ciudad coincidiendo con el día de la patrona, las calles de Granada se llenaron de puestos con frutos secos, que anuncian el otoño, y de dulces típicos de esta fecha, como la tradicional torta de la Virgen.