Tres meses de vacaciones les habrán servido para recargar las pilas. Hoy 27.000 universitarios se incorporan a las clases en los cinco campus asturianos de Oviedo, Gijón y Mieres.
Son 2.000 estudiantes menos que el curso 2006-2007. La institución no para de perder alumnos. Hace cinco años tenía 14.000 más. Y el rector, Juan Vázquez, pronostica que la caída continuará, por lo menos, hasta 2010.
Eso sí, por primera vez en un década, aumenta el número de alumnos en las pruebas de acceso a la universidad. Este año aprobaron 4.059 y el pasado lo hicieron 4.016.
Abonos de transporte
El curso arranca con la Universidad incorporada al billete único del Consorcio de Transportes de Asturias. Desde principios de las clases los alumnos disfrutan de él y en este tiempo ya son 5.081 universitarios con abonos de transporte, tres veces más que el año pasado.
Los estudiantes agradecen sus beneficios. Les cuesta un 10% más barato que al resto de viajeros y pueden usar indistintamente trenes, autobuses universitarios (que conectan desde las 07.00 hasta las 21.00 horas Oviedo, Gijón y Avilés con los campus) y las redes de transporte urbano.

Pueden subir a buses urbanos de 43 de los 72 concejos de toda la región, todos del área central, menos a los de la capital del Principado. Oviedo no ha suscrito el convenio del billete único en vigor desde marzo, con lo que si un alumno llega a Oviedo, por ejemplo, desde Pravia en tren, o paga el autobús urbano (0,85 euros más, el billete sencillo) para ir a la facultad o le toca ir andando hasta su facultad o escuela.
«Es un problema porque en la capital es donde más universitarios estudian», protesta José Armas, presidente de la asociación de alumnos Aula Joven.
Una vez llegados a la facultad, en Oviedo hay una nueva forma de moverse, en bicicleta eléctrica.
Hay cuatro, dos aparcadas en el Milán y otras dos en El Cristo, que los alumnos pueden utilizar libremente. Sólo tienen que dejar sus datos al responsable y dejarla donde la cogió. Llegaron a la Universidad en junio, en plena época de exámenes. Ahora podrán sacarles partido. Si son escasas, se comprarán más porque entre 27.000 el reparto se hace difícil. Y todos este año tendrán que elegir nuevo rector.
Juan Vázquez después de ocho años al frente de la institución abandona. Uno de los que se presenta para sustituirle es Vicente Gotor, decano de la facultad de Químicas. Como contrincante se perfila el hasta ahora vicerrector de estudiantes, Santos González.