Tres veces más divorcios que hace tres años. En 2003, los matrimonios disueltos en Asturias fueron apenas 1.285; el año pasado se alcanzaron ya las 3.787 rupturas. Además, el número de matrimonios en la región se redujo de 5.463 a 5.285.

¿El resultado?, que los divorcios supusieron el 72% de los matrimonios contraídos en 2006. Hace tres años, el porcentaje era de tan sólo el 24%. O lo que es lo mismo, por cada diez parejas que se casan, siete se divorcian.
¿Y las separaciones? _Caen en picado, ya sólo representan el 10% de las rupturas, 400 el año pasado. Hasta la entrada en vigor de la ley del divorcio exprés, en 2005, eran el 60% y un 15% de las parejas no llegaba a dar el paso del divorcio, según Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar.
Transitorio
Para el abogado Pablo Álvarez, este fenómeno puede ser transitorio. «Lo que pasa es que ahora, con la nueva ley, se divorcian parejas que estaban separadas de años anteriores». Si acierta, este año se cerrará con menos divorcios que los anteriores.
Los matrimonios asturianos se rompen a las primeras de cambio (400 antes del quinto aniversario) y tras años de deterioro (las parejas con más de 20 años de relación son las que más se divorcian, 587).
Mientras, el Juzgado de Familia, el 7 de Oviedo, está saturado y está prevista la creación de un nuevo órgano judicial. Sin embargo, la negociación para la transferencia de Justicia está retrasando su apertura.
Asturias es la quinta comunidad con mayor número de divorcios en relación a su población. En el Principado se producen 36,8 rupturas familiares por cada 10.000 habitantes, una tasa que tan sólo superan Valencia (39,3), Cataluña (39,9), Baleares (42,6) y Canarias (45,5). Eso sí, la duración del vínculo es superior a la media nacional. Nos aguantamos algo más de 14 años antes de romper, frente a los 13,8 de media.