Yúschenko y su mujer votando
Yúschenko y su mujer votando

Las fuerzas "naranjas", partidarias del presidente ucraniano, Víctor Yuschenko, cantaron victoria antes de concluir hoy los comicios parlamentarios adelantados en Ucrania y prometieron que el lunes mismo anunciarán su coalición en la nueva Rada (parlamento) y empezarán a preparar la formación del Gobierno.

"La nación optará por el cambio", afirmó tras emitir su voto el presidente ucraniano, el pro-occidental Víctor Yúschenko, aupado al poder por la Revolución Naranja de 2004, pero con su partido desbancado a la oposición por su eterno rival, el primer ministro, Víctor Yanukóvich, pro ruso.

El lunes por la mañana ya podremos anunciar la composición de nuestra coalición en la Rada Suprema

De cara a los comicios, el partido de Yúschenko, Nuestra Ucrania- Autodefensa Popular (NUAP), ha vuelto a forjar una alianza con el Bloque de su antigua aliada, la ex primer ministra Yulia Timoshenko (BYT), quien se mostró aún más pragmática en sus valoraciones.

"Creo que, a raíz de los resultados electorales, el lunes por la mañana ya podremos anunciar la composición de nuestra coalición en la Rada Suprema y precisar cuánto tiempo necesitaremos para formar Gobierno y aprobar su programa", declaró Timoshenko.

La carismática y atrevida "Pasionaria" ucraniana, llamada por su carácter "amalgama de arpa con trituradora", dijo que a la Rada llega "un equipo democrático que empezará a trabajar sin dilaciones" porque "el pueblo lleva votando 16 años sin conseguir aún una vida normal".

"Sabemos que tendremos que trabajar cada jornada por diez días, pues todos esperan resultados", afirmó Timoshenko, quien ya tiene la promesa de Yúschenko de que volverá a encabezar gobierno si el BYT, como se espera, obtiene más votos que el partido presidencial.

Agregó que en la Rada y el Gobierno debe estar "un equipo capaz de servir a la gente y levantar el país, en vez de proteger sus negocios".

Curiosamente, la prensa afirma que los oligarcas ucranianos de ambos bandos coordinan entre sí sus apoyos a las respectivas fuerzas políticas para evitar una a "monopolización" del poder por un solo grupo que conduciría a un nuevo reparto de propiedades en el país.

Yúschenko, ansioso de integrar Ucrania en la Unión Europea y consciente de que los comicios son una examen de democracia, aseguró anoche que la votación será "honesta y libre" y sus resultados "incuestionables".

Instó a los ucranianos a "elegir el destino del país, y no entre las simpatías regionales", en alusión a la tradicional división de Ucrania en el Este pro ruso, que apoya a Yanukóvich, y el Oeste, que respalda a las "fuerzas naranjas".

El primer ministro, a su vez, se mostró confiado en el triunfo de su Partido de las Regiones (PR), favorito de los comicios, pero admitió la probabilidad de que las fuerzas de Yúschenko y Timoshenko juntas se hagan con el control de la Rada y formen Gobierno.

Si surge una coalición naranja, pasaremos a la oposición, aunque no creo que esto suceda

"Si surge una coalición naranja, pasaremos a la oposición, aunque no creo que esto suceda", dijo Yanukóvich en su colegio electoral.

El partido de Yanukóvich lidera los sondeos de opinión con un 30,9% de intención de voto; el BYT le sigue en segunda posición con un 19%, y el NUAP de Yúschenko es el tercero, con un 15,6%.

En las casas de apuestas en Kiev esa correlación era hoy de 33%, 25% y 14%, respectivamente.

Según las encuestas, entre los aliados de Yanukóvich solo los comunistas pueden superar el 3%, el mínimo requerido para acceder a la Rada, mientras los socialistas se quedarán casi con seguridad fuera del arco parlamentario.

El que puede dar la sorpresa electoral e inclinar después la balanza es el bloque del ex presidente de la Rada Vladímir Litvin, quien se ha negado a revelar con quién estaría dispuesto a aliarse.

Preguntado sobre si planea impugnar los resultados, Yanukóvich dijo que lo haría "si se viola la ley", pero recalcó que a su juicio "la votación será objetiva" y añadió que los 47 millones de ucranianos están "hartos de las protestas".

Los sondeos a pie de urna de darán a conocer al cierre de los colegios a las 22 horas.
Durante la jornada, los partidos se acusaron mutuamente de numerosas irregularidades en los feudos de sus rivales, aunque el presidente de la Comisión Electoral, Vladímir Shapoval, afirmó que los comicios se desarrollaron "con normalidad y sin graves excesos".

Supervisan los comicios 3.355 observadores internacionales y un millar de periodistas están acreditados, y durante la jornada se realizaron sondeos a pie de urnas cuyos resultados se darán a conocer tras el cierre de los colegios a las 22.00 horas (19.00 GMT).