Concha de Oro
Wayne Wang y Blanca Portillo. 20MINUTOS.ES

La película 'Mil años de oración', del cineasta estadounidense de origen honkonguense Wayne Wang, ganó este sábado la Concha de Oro del Festival de San Sebastián, que reconoció a Blanca Portillo con la Concha de Plata a la mejor actriz.

La película se centra en el contraste entre la cultura china y la estadounidense

Portillo protagoniza junto a Maribel Verdú la película española 'Siete mesas de billar francés', de Gracia Querejeta, que también obtuvo el premio al mejor guión, compartido con la estadounidense 'Honeydripper', de John Sayles.

La Concha de Plata al mejor actor fue para Henry O, también por la película de Wayne Wang y otra Concha de Plata, la de mejor director, recayó en Nick Broomfield, por la británica 'La batalla de Haditha'.

La iraní 'Buda explotó por vergüenza', de Hana Makhmalbaf, recibió el Premio Especial del jurado que presidió en esta edición el escritor Paul Auster.

La historia 'del Oro'

La cinta de Wang, nacido en Hong Kong, se centra en el contraste entre la cultura china y la estadounidense y entre dos generaciones.

Wang, que debe su nombre de pila a la adoración que sentía su padre por el actor John Wayne, recurre al humor y la ternura para esbozar la historia de un viudo de Pekín que viaja a Estados Unidos para ayudar a su hija recién divorciada, con la que ya no se entiende.

El director ha alternado grandes producciones de Hollywood como "El club de la buena estrella" (1993), "Sucedió en Manhattan" (2002) y "Last Holiday" (2006), con otras más pequeñas e independientes, como "Smoke" (1995), "Blue in the Face" (1995), co-dirigida con Paul Auster, presidente del jurado de la actual edición del festival.