Los Mossos d'Esquadra han detenido a un vecino de Badalona (Barcelona) acusado presuntamente de abusar sexualmente de varios menores, a los que engañaba prometiéndoles convertirlos en estrellas del fútbol, según ha informado hoy la policía catalana.

El presunto pederasta habría llegado a contactar con las familias de los menores, a las que convencía de que su hijo tenía habilidades y de que él conseguiría que jugara en un equipo importante.

Según el comunicado de los Mossos d'Esquadra, Jordi F.C., de 44 años, observaba a menores de edad mientras jugaban a fútbol en parques o campos del área metropolitana y luego se acercaba a ellos diciéndoles que él era un entrenador conocido en la zona y que tenía contactos en el mundo del fútbol.

El presunto pederasta habría llegado a contactar con las familias de los menores, a las que convencía de que su hijo tenía habilidades y de que él conseguiría que jugara en un equipo importante.

Lejos de quedarse ahí, el presunto pederasta habría llegado a contactar con las familias de los menores, a las que convencía de que su hijo tenía habilidades y de que él conseguiría que jugara en un equipo importante.

Además, se mostraba dispuesto a correr con los gastos iniciales del entrenamiento del menor, lo que hacía que se ganara la confianza del entorno familiar de los jóvenes.

Según el comunicado de los Mossos, Jordi F.C. habría escogido víctimas con un núcleo familiar complejo, a menudo familias con pocos recursos económicos o inmigrantes que no entendían bien el idioma.

Aún no ha trascendido el número total de víctimas a las que habría engañado este falso representante de futbolistas, ya que fuentes de los Mossos han indicado a Efe que la investigación continúa abierta y que por ahora se desconoce el alcance de los delitos.

El hombre pasará hoy a disposición del Juzgado de Guardia de Badalona, acusado de una serie de delitos contra la libertad sexual, como abusos sexuales y corrupción de menores.

Esta misma semana también se llevaba a cabo la detención en Cartagena (Murcia) de un individuo que, haciéndose pasar por ejecutivo de una conocida cadena de televisión, contactaba con jóvenes que habían colgado su currículum en Internet y les ofrecía trabajo de presentadoras a cambio de mantener relaciones sexuales.