Iker Jiménez
El presentador Iker Jiménez, en el plató de 'Cuarto Milenio'. CUATRO

"Si hay un programa que toque temas polémicos, es Cuarto Milenio", dice con la pasión de un enamorado Iker Jiménez, que acaba de estrenar la que es la duodécima temporada de la 'nave del misterio'. Cuarto Milenio (Cuatro, domingo a las 23 h) ha llegado con tres especiales en prime time (este domingo dedicado al 15 aniversario del 11-S) y con dos secciones nuevas: Las máscaras del misterio (un repaso a la historia a través de esos adornos para el rostro) y El Vuelo, donde se cuenta con drones de última tecnología.

Esa tecnología es un arma de doble filo en opinión de Iker Jiménez: "Creo en la tecnología, la empleo, es increíble que cualquiera en su casa tenga acceso a toda la información del mundo", hace ver, pero "por otro lado, están fenómenos como el de Pokémon Go, que ha dejado ya 150 pederastas detenidos que usaban la aplicación para atraer a sus víctimas", por ejemplo, por que, "la tecnología a veces nos desnuda y nos hace más vulnerables".

En cualquier caso, el espacio no nota el desgaste del paso del tiempo: Cuarto Milenio interesa y está ya entre los cinco espacios más longevos de la televisión en España. "Este año ha habido cuatro tesis doctorales en universidades sobre Cuarto Milenio", revela Jiménez, que explica que "funciona porque a los que lo hacemos nos gusta de verdad, porque lo amamos". Además, "cuando alguien cercano se nos muere seguimos teniendo la misma falta de certezas que nuestros antepasados de Altamira, cuando intentaban buscar una explicación a esa muerte".

Uno de los temas más controvertidos que tratará el espacio es el de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York. "Nos engañan en el 70% de las cosas que nos cuentan. No sólo en esto, en todo", critica Jiménez, que hace ver que el exceso de información, las nuevas pruebas o estudios que se publican hacen que con el tiempo "cambies tus propias convicciones".

Al presentador no le preocupa la competencia, es mejor no pensar en ello. "Ahora mismo arrebatarle el ocio a la gente es muy difícil: con una tecla tenemos acceso a millones de contenidos y de canales. Tienes que ver qué les aportas", hace ver Iker Jiménez.

Además, hace ver que aunque la noche "es un territorio muy amigo para esto", el programa "lo consumen ahora a cualquier hora a la carta", aunque sí es cierto que "la noche es un territorio donde acaba el ruido cotidiano del día a día, donde uno puede reflexionar y pensar".

Una vida dedicada al misterio

Iker Jiménez lleva desde 2005 al frente de Cuarto Milenio, pero mucho antes era ya un apasionado de las investigaciones, de las noticias que no se cuentan, de lo misterioso, de los avances de la ciencia y de todo lo que genera una pregunta tras otra.

¿Cuál fue su primer contacto con esta temática?
Tengo cuadernos que hacía con diez años sobre ovnis, con pequeñas investigaciones. Cuando yo tenía diez años en Vitoria ocurrieron una serie de fenómenos, se vieron, según la prensa, una serie de ovnis y coincidió que yo acababa de descubrir el tema por un libro. Con un primo cogimos la bicicleta justo al cumplir once y nos fuimos a entrevistar a la gente que decía que había visto aquello, en un barrio de Vitoria y en varios pueblos. Es bonito porque a esta gente la llevé a Cuarto Milenio 25 años después y se acordaban de aquel niño que les hacía preguntas. Yo hacía mis fichas mis pequeños periódicos. Cuando hacía periodismo en la carrera, además de hacer de todo, ya sabía que mi pasión eran estas cosas.

¿Y en la carrera no era un poco el raro?
A mí me gustaba el misterio, pero no sólo el misterio sobrenatural que puede ser con el que la gente identifique más el programa, pero me interesaba increíblemente saber el porqué de la mortalidad de un virus, que el tejo es un árbol que te puede matar... la parte científica. Lo que sí veía es que mis historias enganchaban a la gente, que escribía algo y había un eco. Yo era muy yonqui del aprendizaje, con alma de detective. Nunca me importó ir a contracorriente.

¿Hay mucho mito sobre las personas a las que les interesa esta temática? ¿Son ratones de biblioteca y asociales?
Bueno, yo si estoy con una historia puedo estar sin dormir o levantarme a las cinco de la mañana por una cosa nueva. Soy muy apasionado y entusiasta. Pero estoy en un equipo de fútbol desde hace 12 años y me encanta divertirme. Pero es una parte de tu personalidad que no se ve. Luego mi mujer nos saca un día cantando rumba en el coche y el vídeo tiene millones de visitas.

¿Ha renunciado a muchas cosas por el programa?
Cuando entramos en Cuatro firmamos para 13 programas, y fue un éxito. Me llamaron para renovar y les dije que no podía seguir. Y me dijeron que si estaba loco, pero les dije que no podía ser porque grabábamos los lunes y ese día yo juego al fútbol con mis amigos desde hace 20 años y no podía dejarles. Y me dijeron "Iker sabíamos que estás loco, pero no tanto". Pero cambiaron el día de grabación.

Trabaja con su esposa en el programa. ¿Les cuesta desconectar en casa?
Yo creo que ningún periodista desconecta si le cuentan o ve algo de su gremio. Otra cosa es que nos gusten mil cosas distintas además. Tengo la suerte de que a mi mujer le encanta el periodismo y trabajar en estos temas.

Quitando los de 'Cuarto Milenio', ¿cuál es el tema de conversación más frecuente en su casa?
Sin duda todo lo que tiene que ver con la hija que tenemos, con la maravilla que es verla crecer. Mi hija ha ido por primera vez ahora, con cuatro años y medio, a la escuela y he vivido con ella todos los días, ha ocupado todo mi tiempo, por eso la conversación es siempre sobre ella. Es lo mejor que he hecho en mi vida y me enseña a no perder mi alma de niño, que es esencial.

¿Alguna rareza suya?
Soy de las pocas personas que no lleva móvil, claro que lo que pasa es que mi mujer lleva tres (risas). Hago todo por mail o con el ipad.