Motos aparcadas en la acera
Motos aparcadas en Madrid. C.C.

El Código de Tráfico y Seguridad Vial recoge el aparcamiento de motocicletas en la acera como una práctica legal. Si bien no entra en detalle respecto a la forma de realizar los estacionamientos, el artículo 7 del documento legislativo cede las competencias en ordenación del tráfico y control de las vías urbanas a los municipios, que en sus ordenanzas propias pueden establecer una regulación particular y fijar limitaciones a los aparcamientos.

Según el artículo 62 de la Ordenanza de Movilidad municipal de Madrid, los vehículos de dos ruedas (ya sean motocicletas, bicicletas o ciclomotores) deben estacionar en los lugares específicamente creados para ello. En caso de no ser posible, por falta de huecos libres o por la simple ausencia de aparcamientos específicos, cualquiera de estos vehículos podrá dejarse en la acera siempre que se cumplan unos requisitos concretos.

El aparcamiento de las motocicletas podrá realizarse en la calzada, junto a la acera, ocupando una anchura máxima de dos metros. Se debe realizar de forma que no obstaculice el acceso a otros vehículos o el paso de la acera a la calzada. Además, no se autoriza el estacionamiento de motocicletas o ciclomotores en lugares reservados para bicicletas, y viceversa, ni en plazas, zonas ajardinadas, calles de prioridad peatonal ni calles peatonales.

Gráfico sobre el aparcamiento de motos en Madrid

  • Cuando la acera tenga más de tres metros de anchura, las motos podrán aparcar de forma paralela al bordillo, sin que en ningún caso puedan formarse dos filas de estacionamiento.
  • Si la acera es de seis metros o más, las motos también podrán aparcar en semibatería o ángulo.
  • Pueden dejarse las motos entre los alcorques de los árboles siempre y cuando no se anclen los vehículos a elementos vegetales. En caso de que hubiese, en una misma acera, más de una fila de árboles, las motos solo podrán aparcar en la más próxima a la calzada.
  • No obstaculizar tramos de acera que estén reservados para personas con movilidad reducida o para carga y descarga. También hay que dejar libres las paradas de transporte público, los pasos de peatones o las zonas en las que se prohíba el estacionamiento o las paradas por motivos de seguridad.
  • En caso de haber carril bici, el ancho mínimo se calculará desde el límite interior de la acera-bici a la línea de fachadas de los edificios.
  • El acceso con la motocicleta o ciclomotor a la acera se realizará siempre con el motor apagado. La fuerza del motor únicamente puede emplearse para salvar el desnivel de la acera.

Otras ciudades