Consejos para autónomos: qué conceptos deben incluir tus facturas para ser legales

  • Deben ser legales y cumplir con los requisitos tributarios que exige la ley.
  • Debe contener los datos fiscales: nombre completo, DNI, dirección de facturación, código postal, localidad, provincia y país.
  • Si se trata de un profesional que ofrece un determinado servicio es conveniente que el concepto sea siempre el mismo.
Imagen de archivo de una factura.
Imagen de archivo de una factura.
GTRES

Todos los profesionales autónomos tienen la obligación de expedir facturas para justificar el cobro derivado de sus actividades. Como explica el Club de Emprendimiento, dichas facturas deben ser legales y cumplir con los requisitos tributarios establecidos en la ley. Para que una factura sea válida debe contener un mínimo de datos obligatorios.

Según los especialistas del sistema online de facturación MyGestión, en primer lugar, tiene que reflejar los datos fiscales del profesional, que incluyen nombre completo, DNI, dirección de facturación, código postal, localidad, provincia y país. De manera opcional, se pueden incluir otros datos de contacto personales, como el correo electrónico o el teléfono, por si el cliente necesita contactar con el proveedor. A continuación, se deben introducir los datos del cliente, es decir, nombre de la empresa, CIF y dirección completa.

Las facturas deben ir numeradas de manera consecutiva, aunque se puede elegir el formato. Lo normal es comenzar con la numeración natural, es decir, la primera factura sería la 01, pero también hay autónomos que optan por poner el año o cualquier otro código alfanumérico delante.

Una vez completados estos datos se debe detallar el concepto a facturar, ya sean productos o servicios. Si se trata de un profesional autónomo que ofrece un determinado servicio es conveniente que el concepto sea siempre el mismo.

Por otro lado, los costes deben aparecer desglosados. Primero hay que poner el precio sin aplicar retenciones ni sumar el IVA. Es lo que se conoce como la base imponible. Si el concepto a facturar no está exento de IVA, es necesario detallarlo en función del producto o servicio correspondiente, ya que existen distintos tipos. El IVA se calcula sobre la base imponible y se suma a la misma.

Por último, hay que calcular la retención del IRPF si procede. Cuando se factura a particulares no hay que aplicar esta retención. En cambio, es obligatorio hacerlo al facturar a empresas. Al igual que el IVA, el IRPF se aplica a la base imponible, pero en esta ocasión se resta de la misma.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento