Windows Defender
Imagen del programa Windows Defender. MICROSOFT

Los usuarios de Windows suelen añadir un antivirus al ordenador tras la compra de éste. También ocurre que muchas veces el equipo viene con versiones de prueba de soluciones de pago. Lo que muchos siguen ignorando es que el sistema operativo de Microsoft incorpora una herramienta llamada Defender, que con el paso del tiempo se ha convertido en un antivirus simple y eficaz para que el usuario medio pueda hacer frente a diferentes amenazas. ¿Basta sólo con él? Existen varias razones para pensar que sí.

Continuación de Microsoft Security Essentials (herramienta incluida con Windows 7, que empezó a desarrollarse con los Service Packs de XP y que dejaba mucho que desear), Defender llegó con Windows 8 y ha ido mejorando con Windows 10 hasta convertirse en un interesante sistema de detección con una tasa del 99,8%, tal y como detallan desde Muy Computer, donde ofrecen algunas razones para confiar en esta herramienta a día de hoy:

Su integración en Windows hace innecesaria la descarga e instalación de un programa antivirus, aunque quizá tengas que activarla puesto que en versiones anteriores puede estar desactivada. Con ella, se puede identificar la manipulación de la configuración del registro o de la aplicación. Funciona a la perfección con las peticiones de control de cuentas de usuario y permite buscar el malware desde el entorno de recuperación de Windows.

Pese a que existen varias soluciones gratuitas bastante completas, Defender es una opción que ha mejorado mucho con el tiempo y que puede ser muy útil a día de hoy.

Sus últimas versiones permiten: escanear el equipo desde el arranque, trabajar sin conexión, enviar información constantemente a Microsoft para actualizar las definiciones de virus para todos los usuarios, la posibilidad de funcionar con otra solución antivirus sin que interfieran entre ellas (antes, Defender se desactivaba), trabajar con actualizaciones basadas en la nube...

Otra mejora es que es la solución antivirus que menos recursos consume del equipo, algo interesante para equipos con prestaciones limitadas o que necesiten rendimiento para otras aplicaciones.