Ana de Armas: "La mejor decisión que he tomado en mi vida fue irme de Cuba"

  • La actriz cubana Ana de Armas ha dado el salto a Hollywood con actores como Robert De Niro, Keanu Reeves, Miles Teller y Jonah Hill.
  • Este viernes estrena 'Juego de armas', donde se cuenta la historia real de dos veinteañeros de Miami Beach que se dedican a comerciar con armas.
  • La joven intérprete es además una de las protagonistas de la esperada secuela de 'Blade Runner', un trabajo que la emociona y pone nerviosa a partes iguales.
La actriz cubana Ana de Armas en Cannes.
La actriz cubana Ana de Armas en Cannes.
GTRES

En España, cuando se habla de Ana de Armas, todo el mundo piensa inevitablemente en la guapa actriz que se hizo famosa en El Internado. Sin embargo, seis años después de que acabase la exitosa serie, la joven intérprete ha llegado mucho más lejos.

Ahora, Ana de Armas vive en Los Ángeles y ha comenzado a dar sus primeros pasos en Hollywood, y lo ha hecho con contundencia: ya ha rodado con actores como Robert De Niro y Keanu Reeves, y este mismo viernes se la podrá ver en los cines junto a Miles Teller y Jonah Hill en Juego de armas (War Dogs). Además, ella es una de las protagonistas de la esperada secuela de Blade Runner, un proyecto que la joven dice estar disfrutando al máximo.

¿Siente mucha presión ante las expectativas puestas en Blade Runner 2?

Sí. Todos los que estamos en la película tenemos más o menos ese mismo sentimiento, estamos nerviosos. Siento que no va a haber ni un día de este rodaje en el que yo vaya a casa y diga "uf, hoy lo hice de puta madre", ningún día, porque siempre va a estar ahí esa inseguridad, esos nervios, esa presión.

Pero a la vez el guion es tan increíble... Y estoy trabajando con un director, Denis Villeneuve, que es un genio, y con Ryan (Gosling). O sea que a la misma vez no pienso en eso y lo que quiero hacer es disfrutarlo. Es mitad y mitad, es como un dulce amargo.

¿Qué pueden esperar los fans?

Es otra película. Nuestros personajes son nuevos, no tienen nada que ver con la otra. Estamos haciendo nuestra película, nuestro Blade Runner años después.

Esta misma semana estrena Juego de armas, ¿cómo fue la experiencia en esta película?

Fue una película divertida, muy guay de hacer. Yo tuve rodaje solamente en los estudios de Warner en Los Ángeles y después en Miami. Hago de embarazada y fue muy gracioso tener barrigas de distintos tamaños, a medida que iba creciendo el bebé. Y después los niños, que tenían que ser gemelos y de distintas edades. Yo que soy tan mami con los niños me lo pasé súper bien. Mientras, Miles y Jonah estuvieron viajando por todas partes y fue bastante intenso para ellos, porque estaban en desiertos, rodando con un calor intenso. Fue bien heavy.

¿Qué le gusta de su personaje?

Es un personaje que yo disfruté muchísimo haciendo. Me encanta cómo representa el hogar, la familia, el amor, la cordura, la madurez, la confianza en la pareja y, al mismo tiempo, elrechazo de las mentiras y las infantilidades.

¿Es usted también muy familiar?

Soy muy familiar, pero no paso mucho tiempo con mi familia, me gustaría pasar más. Vivimos en países distintos, yo estoy trabajando y la situación no es fácil para ellos tampoco, no lo tienen fácil para salir de Cuba. No tenemos las condiciones más apropiadas para tener una relación cercana físicamente. Otro tipo de cercanía, por teléfono, emocional y espiritual, la tenemos constante. Eso no ha ido a menos, al contrario.

La película gira en torno al tema de las armas y EE UU, que no para de generar malas noticias...

De hecho, actualmente en EE UU están pasando cosas horribles con el tema de las armas. Es un tema del que se tiene que hablar y al que tiene que ponerse un punto final. Creo que es una genialidad que la película haya hablado de este tema con un toque de humor, como una manera de decir que es un chiste que esto pase. ¿Hasta dónde vamos a llegar?, ¿cuál es el límite?

Usted, que ahora vive allí, ¿nota esa gran presencia de armas entre la población?

No, yo vivo en Los Ángeles y diría que Calfornia es un estado bastante más limpio, más saludable en ese sentido. Lo hay también, por supuesto, pero en otros estados la gente se mata, no hay nada más que ver las noticias, lo que está pasando.

¿Cómo se siente con su salto a Hollywood?

Pues muy bien. Todavía no he saltado, estoy en el proceso, pero más contenta y más orgullosa no puedo estar. Me siento afortunada. No sé, estoy todavía en las nubes, disfrutando muchísimo y trabajando muy duro, con los pies en la tierra.

¿Qué impresión le han causado actores como Robert De Niro o Keanu Reeves?

Es increíble. Son actores que yo veo en el cine y en la tele desde que soy pequeña y que, cuando ya empecé a ser actriz, veías sus películas como referencia. Son parte de nosotros, de la historia del cine, y ahora yo estoy haciendo películas con ellos en el set. Y más que eso, la relación crece incluso a una amistad personal que va más allá de la película. Es maravilloso.

¿Quién le ha sorprendido más?

Robert De Niro es de las personas más increíbles que he conocido en mi vida. Muchas cosas que han pasado a nivel personal, que ha hecho él por mí... Son cosas que me guardo para mí porque no hace falta contarlas, pero son maravillosas. Te das cuenta de que él es real. Y Keanu también ha sido una persona que me ha apoyado muchísimo y con la que tengo una relación muy estrecha. Lo adoro, es todo bondad y generosidad.

¿Con quién sueña usted con trabajar?

Uf, es que yo, sin pedir deseos ni soñar demasiado, estoy cumpliendo sueños que no sabía que tenía, porque trabajar con Denis Villeneuve ahora mismo en Blade Runner es como un bofetón en la cara, es increíble. Pero hay directores como Lars Von Trier por ejemplo con los que me encantaría trabajar. Aquí en España me encantaría trabajar con Amenábar o Bayona.

¿No teme qué es lo que podría hacerle Lars Von Trier?

Yo es que soy así muy de sufrir (risas). Donde hay retos y trabajo duro, allá voy yo.

¿Cómo se trabaja en EE UU?, ¿cuál es su seña de identidad a la hora de hacer las cosas?

Son perfeccionistas yo diría. Hay de todo, hay películas más mediocres que otras, hay niveles de presupuestos, pero en general todos los que están trabajando, los que están haciendo este tipo de proyectos es porque tienen el talento para hacerlo. Y hay tanta competencia que saben que tienen que acercarse mucho a la perfección.

Los Ángeles es una ciudad de cine, no hay nadie que viva en Los Ángeles que no se dedique al cine de un modo u otro. Es un modo de vida. La sociedad, la energía, los temas de conversación... Todo es cine, es de lo único que se habla. Es un gran mercado pero puedes estar en él muchos años o puede ser muy corto, así que como no lo hagas bien sabes que igual que llega se acabó, por lo que se esfuerzan en hacerlo todo perfecto.

¿Qué queda en usted de la chica de El Internado?

Yo creo que queda la inquietud, la necesidad de moverme, de seguir buscando, de seguir viajando, de seguir aprendiendo otro idioma... Todo lo demás por suerte ha cambiado. He aprendido muchas cosas. La experiencia, la vida, las vivencias, todo por lo que he pasado, las decisiones que he tomado... He crecido, he madurado, soy otra persona.

¿Cuál ha sido la clave para ese crecimiento?

No conformarme, que es una cosa que siempre me decía mi madre. Siempre lo tengo presente, en el buen sentido. No me pongo límites, yo quiero probar todo, hacer todo lo que pueda... Aun así, no puedo estar más agradecida de todo lo que tengo.

¿Y cuál diría que es la mejor decisión que ha tomado en su vida?

Yo creo que lo mejor que hice fue irme de Cuba, a nivel profesional y personal también, porque todos los países a los que he ido, todas las culturas que he vivido y toda la gente que he conocido son los que me han formado como persona. En Cuba yo no hubiese podido hacer tantas cosas. Hoy estaría allí todavía, con una mente mucho más cerrada, más limitada en muchos aspectos, sin aprender nada, ni la mitad de las cosas que sé ahora. Sí, la decisión más sabia como crecimiento personal y profesional fue irme de Cuba... desafortunadamente.

¿Y aquello de lo que se arrepiente?, ¿algo que cambiaría si pudiese?

¿Sabes esas películas en las que quieres volver al pasado y cambiar algo y después el futuro no es nunca el mismo? Pues no (ríe), yo me quedo con todo lo que he hecho, aunque haya algunas cosas que diga "mierda, qué inmadura fui aquí" o "no lo pensé" o "lo pensé demasiado". Sí, pero mira ahora dónde estoy. Estoy aquí feliz, haciendo lo que me gusta. Ha habido momentos duros, empezar de cero siempre es duro, y dejar cosas atrás siempre es complicado pero, ¿a mí qué me importa? Estoy aquí y estoy feliz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento