La subestación 'Andalucía' de Iberdrola ya está instalada en el parque eólico marino alemán Wikinger

  • Iberdrola ha culminado con éxito, durante este fin de semana, la instalación de la subestación 'Andalucía', fabricada en los astilleros de Navantia de Puerto Real (Cádiz), en el parque eólico marino Wikinger, que se ubicará en aguas alemanas del mar Báltico.
Subestación parque marino Iberdrola Wikinger
Subestación parque marino Iberdrola Wikinger
IBERDROLA

Según indica Iberdrola en una nota, esta infraestructura de distribución eléctrica llegó el pasado viernes a su destino, a 35 kilómetros del puerto de Mukran, en la isla de Rüge, tras 14 días de travesía y 4.700 kilómetros recorridos a bordo del remolcador Smit Sentosa, completando así su viaje antes de lo inicialmente previsto y sin incidencias en la navegación.

La subestación marina, que a comienzos de agosto fue bautizada con el nombre de 'Andalucía' en una ceremonia que tuvo lugar en el puerto de Cádiz, será utilizada conjuntamente por Iberdrola y 50Hertz, el operador del sistema eléctrico del mar Báltico alemán.

Todos los componentes estructurales de la subestación -exceptuando los equipos eléctricos- han sido fabricados en el astillero de Navantia en Puerto Real (Cádiz). La cimentación, llamada 'jacket', comenzó su traslado en barcaza el 10 de agosto y unos días más tarde salió el barco con los dos 'topsides'.

Como paso previo necesario a la instalación de la subestación, el buque grúa especial 'Oleg Strashnov' ha empleado algo menos de una semana en el montaje de la estructura de tres piezas que la sostiene.

En primer lugar se colocó la 'jacket' de seis patas sobre los pilotes de cimentación previamente hincados, para a continuación ser fijada con los pilotes con un hormigón especial. Una vez endurecido el hormigón, se instalaron y unieron los dos 'topsides' sobre la 'jacket'.

Una vez finalizado el montaje de los 'topsides', ya ha comenzado la puesta en marcha de los componentes eléctricos de la subestación, como transformadores, interruptores y sistemas de protección y control.

Paralelamente, se ha llevado a cabo la instalación del cable de exportación de 50Hertz y el cable interior del parque, que conectará la subestación con los aerogeneradores.

Cuando el parque de Wikinger entre en funcionamiento, la tensión de la energía producida por los aerogeneradores se subirá en la subestación de 33.000 a 220.000 voltios para ser transportada por el cable submarino de alta tensión de unos 90 kilómetros de longitud hasta la subestación eléctrica de Lubmin.

La subestación 'Andalucía', de unas 8.500 toneladas -más pesada que la Torre Eiffel y la Estatua de la Libertad juntas- será el centro energético del parque eólico marino Wikinger, proyecto renovable de 350 megavatios que desarrolla Iberdrola en aguas alemanas y cuyo presupuesto global asciende a 1.400 millones de euros.

La subestación 'Andalucía' será la encargada de recoger toda la electricidad producida por sus aerogeneradores en alta mar, suficiente como para atender las necesidades de 350.000 hogares alemanes y evitar la emisión a la atmósfera de casi 600.000 toneladas de CO2 al año, y prepararla para su transmisión a tierra.

Se trata de una gran obra de ingeniería diseñada por Iberdrola para resistir las condiciones extremas climatológicas que tendrá que soportar y está formada por dos secciones, o superestructuras, que serán utilizadas por Iberdrola y 50Hertz.

El parque eólico marino de Wikinger contará con una capacidad instalada de 350 megavatios (MW), gracias a la instalación de 70 aerogeneradores de cinco MW de capacidad unitaria en un emplazamiento que cubre un área de unos 34 kilómetros cuadrados. Está siendo desarrollado por Iberdrola en el mar Báltico, donde la profundidad oscila entre 37 y 43 metros y su entrada en operación está prevista para finales del próximo año.

EFECTO TRACTOR DE IBERDROLA SOBRE LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ya destacó durante su intervención en el acto de entrega de esta infraestructura el efecto tractor que ejerce Iberdrola sobre las empresas españolas a través de esta iniciativa renovable.

"El protagonismo de la industria española en este proyecto queda patente con la construcción de la subestación y su plataforma en estos astilleros de Navantia; las 29 plataformas para los molinos en los astilleros de Navantia en la ría de Ferrol; los pilotes que fijarán estas plataformas, así como las torres de los molinos, en Avilés, por la empresa asturiana Windar, y finalmente los aerogeneradores por Gamesa. En el caso de Puerto Real, la ejecución del contrato ha dado trabajo a cientos de personas y en él han participado más de 120 empresas de la zona como suministradoras", añadió entonces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento