Rivera: "Nadie que quiera ser presidente puede convertirse en un problema para su nación"

  • El líder de C's ha justificado su pacto con el PP y eleva la presión a los socialistas: "Estoy dispuesto a no tener credibilidad por el bien de este país".
  • "El problema interno por el liderazgo ciega las posibilidades del PSOE", ha añadido.
Albert Rivera (c) preside la reunión del grupo parlamentario de Ciudadanos para preparar el debate de investidura, junto al portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta (2i), y los diputados Patricia Reyes (2d), miembro de la Mesa del Congreso; Miguel Angel Gutiérrez (1d) y Melisa Rodríguez (1i).
Albert Rivera (c) preside la reunión del grupo parlamentario de Ciudadanos para preparar el debate de investidura, junto al portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta (2i), y los diputados Patricia Reyes (2d), miembro de la Mesa del Congreso; Miguel Angel Gutiérrez (1d) y Melisa Rodríguez (1i).
EFE
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho en una intervención ante su grupo parlamentario, dirigiéndose al PSOE que “estoy convencido de que nadie que quiera ser presidente puede bloquear su país. Nadie que quiera ser presidente puede convertirse en un problema para su nación", ha asegurado. "No tiro la toalla", les ha dicho a los suyos a pesar de ello Rivera, porque "de aquí al viernes se puede convencer a la vieja política de que este país se puede poner en marcha".

Horas después de sellar su pacto con el PP de Mariano Rajoy, cuya cabeza exigió en innumerables ocasiones tras el 26-J, el líder de C's, Albert Rivera, ha justificado su cambio de estrategia y ha presionado al PSOE para que permita que Rajoy sea investido presidente del Gobierno. "Estoy dispuesto a no tener credibilidad por el bien de este país", ha dicho en una entrevista en Telecinco en referencia a sus cambios de criterio, al tiempo que ha insistido en que su acuerdo con el PP "es un pacto de investidura, no de Gobierno".

Y como elemento de presión al PSOE, cuyo secretario general, Pedro Sánchez, se reúne este lunes en el Congreso con Rajoy, ha vuelto a señalar las similitudes que, a su juicio, hay entre el acuerdo suscrito con los populares y el que C's firmó con el PSOE en la pasada legislatura para la investidura fallida de Sánchez. "No es una cuestión de simpatía sino de sentido de Estado y responsabilidad. Hay un espacio común que no quieren reconocer. Hay 100 reformas que firmamos Pedro Sánchez y yo y ese documento plasma el espacio común".

En cuanto a la reunión entre el líder del PP y Sánchez, Rivera ha subrayado que espera "que se instale el diálogo y el sentido común y hagan lo que Ciudadanos, que ha hablado con los que no se hablan (...) "Espero que den un espacio para que se ponga en marcha el país. Estas reformas van a quedar bloqueadas si no hay espacio para que empiece la legislatura".

El presidente de la formación naranja ha instado a los socialistas a negociar y a exigir algo a cambio. "Si quieren exigir cosas al PP que se las exijan, pero que no bloqueen el país. El PSOE tiene la llave de la investidura, del Gobierno y tiene más fuerza de lo que cree. Si quiere ser el líder de la oposición puede serlo, pero el problema interno por el liderazgo ahora mismo ciega las posibilidades del PSOE. Hay muchos socialistas que no quieren elecciones y quieren ejercer esa negociación. Si con 32 (diputados de C's) se pueden arrancar compromisos, con 85 (delo PSOE) también".

El pacto PP-Ciudadanos, junto con el apoyo de CC, permitirá al candidato popular acudir al Congreso con 170 apoyos, un número de escaños insuficiente para lograr la investidura (necesita 176 síes en primera votación o al menos 11 abstenciones en la segunda). Rajoy ya ha advertido de que si no es elegido esta semana por el Congreso, volverá a intentarlo más adelante.

"La guerra fría de PP y PSOE simboliza la decadencia del sistema agotado"

Ya por la tarde, el líder de Ciudadanos ha criticado nuevamente la falta de entendimiento entre ambos partidos y ha considerado que "la guerra fría" entre el PP y el PSOE "simboliza la decadencia de un sistema agotado", la del "bipartidismo decadente que ha llegado a su fin".

Pese a que el PSOE ha reiterado su "no" a Rajoy, Rivera ha asegurado que él no tira la toalla y ha dicho que hasta el próximo viernes, cuando se celebrará la segunda votación de investidura, si no prospera la del miércoles, hay tiempo para tratar de convencer a los socialistas de la necesidad de que desbloqueen la situación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento