Bernard Cazeneuve
El ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve. EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha asegurado que el Ejecutivo rechaza legislar sobre el porte del burkini porque una ley contra ese bañador islámico sería "inconstitucional e ineficaz".

Según declaró en una entrevista difundida hoy por el diario La Croix, una normativa de ese tipo suscitaría "antagonismos y tensiones irreparables".

La polémica saltó en Francia a principios de agosto, cuando Cannes fue la primera en prohibir en sus playas esa prenda que cubre completamente el cuerpo de la mujer y que sus detractores ven como una provocación al laicismo, las normas de higiene y seguridad.

El Consejo de Estado, la máxima instancia administrativa del país, revocó el pasado viernes la prohibición decretada en Villeneuve-Loubet, también en la Costa Azul, pero todavía hay una treintena de municipios donde ese veto sigue vigente.

Es importante que los musulmanes se comprometan con la igualdad"

"Creo más en la fuerza del diálogo que en la estrategia peligrosa de la división", dijo este domingo Cazeneuve, que en lugar de promover una legislación específica apostó porque los musulmanes "sigan comprometiéndose de cara a la igualdad entre hombres y mujeres" o la tolerancia.

Francia, en su opinión, necesita "tranquilidad": "Ciertos dirigentes de la oposición hacen mucho ruido. Piensan que, en el contexto actual de amenaza terrorista, se pueden abandonar los principios fundamentales del derecho. (...) Es un grave error", concluyó.