La búsqueda de la joven madrileña de 18 años desaparecida desde el lunes día 22 en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal, a cargo de agentes de la Guardia Civil con perros de rescate, se ha dado por finalizada sin éxito pasadas las 20.00 horas de este jueves.

Diana María Quer López-Pinel fue vista por última vez a un kilómetro de la vivienda donde veranea con su familia en la zona de Cabío-Xobre.

La chica mide 1,75 metros, tiene el pelo largo liso y moreno, ojos oscuros y pesa unos 55 kilos. La última vez que fue vista vestía pantalón corto rosa, camiseta blanca y sudadera y calzaba zapatillas negras con cordones.

Por el momento, los investigadores mantienen todas las hipótesis abiertas en relación con la desaparición de esta joven cuando regresaba sobre las 2.30 horas a casa tras estar en las fiestas de la zona con unas amigas.

La chica mide 1,75 metros, tiene el pelo largo liso y moreno, ojos oscuros y pesa unos 55 kilosDesde que sus familiares presentaron la denuncia ante la Guarda Civil, agentes de la Policía Local y distintas agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de A Pobra, Porto do Son, Boiro y Ribeira, así como familiares y vecinos colaboran en la búsqueda. 

Los padres han contado que los investigadores están estudiando todos los detalles a su alcance, entre ellos unos mensajes que la joven envió a un amigo de Madrid cuando regresaba de madrugada a casa, en los que le contaba que había visto a alguien que no le gustaba nada y que se estaba preocupando.

"Muy agradecida a todo el pueblo"

La familia de la joven se ha mostrado este jueves "muy agradecida a todo el pueblo" por el apoyo brindado y ha pedido que "no bajen la guardia para encontrarla".

Así lo ha señalado su madre, Diana López-Pinel, quien ha afirmado que "de ninguna manera" su hija ha desaparecido por su propia voluntad. "No se ha ido", ha insistido.

Tras asegurar que su hija nunca había desaparecido anteriormente, la madre ha recordado que el lunes 22 de agosto, después de comprobar que no estaba en su habitación a las 8.30 horas, acudió inmediatamente a denunciar los hechos ante la Guardia Civil. "Cuando presento denuncia es cuando me doy cuenta de que no está", ha recordado.

La mujer, que ha explicado que llevan "15 años" veraneando en A Pobra do Caramiñal, ha comentado que la familia está "bastante mal" y hasta le fecha no tienen "ninguna novedad" sobre el paradero de su hija.