Las autoridades de Italia han informado de que ya son 290 los muertos por el terremoto que afectó este miércoles al centro del país. Los equipos de rescate se centran ahora en recuperar cadáveres, pues es casi imposible que queden supervivientes.

Según las cifras oficiales, aún no definitivas, el mayor número de fallecimientos se ha producido en la localidad de Amatrice, 229 personas. En Arquata del Tronto se han contado 50 víctimas mortales y en Accumoli murieron 11 personas, según la Protección Civil italiana.

Unos 2.900 evacuados reciben asistencia en campamentos habilitados en diversas zonas del centro de Italia.

El primer funeral de Estado por algunas de las víctimas se celebró este sábado en la localidad de Ascoli Piceno, con la presencia del jefe del Estado, Sergio Mattarella, y del primer ministro, Matteo Renzi.

Durante la noche del jueves han sido encontrados algunos cadáveres, en concreto los de dos personas en el Hotel Roma de Amatrice, donde se sabía que podían estar atrapados pero era muy difícil entrar. También el cuerpo de la tercera monja desaparecida en el convento de esta localidad turística.

Una joven española entre los fallecidos

Entre los fallecidos hay una ciudadana española que ha perdido la vida en la localidad de Illica. El Consulado de España en Roma ha habilitado el teléfono de emergencia +39 335 33 34 38. También están operativos los números habituales: (+39) 06 6871401 y (+39) 06 6873822.

Gracias a la actuación de 760 bomberos, además de rescatistas, policías y voluntarios, numerosas personas han sido rescatadas varias horas después de que se produjera el temblor. Es el caso de un hombre de 65 años en Accumoli, encontrado bajo una casa que se hundió totalmente. En Pescara del Tronto rescataron a dos niños de 4 y 7 años a quienes su abuela, con la que estaban en el momento del seísmo, hizo meterse debajo de la cama.

La última hasta el momento ha sido Giorgia, una niña de 10 años que fue encontrada con vida bajo los escombros transcurridas 16 horas desde el seísmo y que ha sido operada en un hospital de algunas fracturas y se encuentra en buen estado.

Postiglione señaló que las tareas de búsqueda concluirán "sólo cuando se crea que no se pueden localizar a más personas" con vida. Las poblaciones que se han visto más afectadas son las de Amatrice, Accumoli, Arquata de Tronto y Pescara de Tronto.

En esa localidad todavía hay aún algunos lugares a los que no se ha conseguido acceder, mientras que en Accumoli y Arquata del Tronto los equipos de emergencia y rescate están trabajando en todas las zonas afectadas.

"La mitad de la localidad ya no existe"

"La mitad de la localidad ya no existe", lamentó el miércoles el alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, en la cadena privada Sky.

El regidor añadió que se produjeron derrumbes graves en varios edificios y puentes que complicaban el acceso a la zona por parte de las autoridades italianas, que trataban de ayudar a los atrapados.

Los vecinos del municipio entrevistados por los medios italianos coincidieron en señalar que la localidad "ya ni existe" pues casi "el 70% de las casas se han derrumbado". Las imágenes aéreas que proporcionó el Cuerpo de Bomberos mostraban el centro histórico de la localidad, de unos 2.000 habitantes y compuesta en su mayoría por casas de piedra y antiguas, completamente destrozado y con pocas casas en pie.

"La región está devastada. Se han derrumbado muchas habitaciones, otras están muy afectadas. Ya no existe el Cuartel de los Carabineros, la Iglesia.... En muchos puntos de la localidad no funciona ni el teléfono", relataba por su parte el alcalde de Accumoli, Stefano Petrucci.

"Vamos a necesitar de todo porque estamos completamente incomunicados. Es necesario que se instale un campo con tiendas para ayudar a la población", añadía. El alcalde comentó que se excavaba hasta con las manos para intentar sacar a las personas que se creía que podían estar aún atrapadas entre los escombros y reiteró la necesidad de que llegue más ayuda.

Varios edificios, reestructurados recientemente

La fiscalía de Rieti abrió una investigación preliminar por presunto desastre doloso tras constatar después del terremoto daños en edificios que habían sido reestructurados recientemente.

En concreto, los medios italianos señalan que se investigan los importantes daños que ha sufrido la escuela de Amatrice, que había sido reestructurada en 2012 para que respetase las normas sísmicas tras un temblor registrado en 2009.

También se investiga sobre el campanario de Accumoli, que fue sometido a intervenciones antisísmicas y que se derrumbó completamente. Según publica el diario La Repubblica, se destinaron 700.000 euros para reestructurar la escuela, que, aunque no se ha derrumbado completamente, ha sufrido gravísimos daños.

El rotativo romano informa además de que la Protección Civil había puesto a disposición otros dos millones de euros para que algunos edificios, como el hospital, respetasen las indicaciones antisísmicas, pero que nunca fueron utilizados.

A cuatro kilómetros de profundidad

El terremoto se registró a las 03.36 hora local (1.36 GMT) cerca de Accumoli, en la provincia de Rieti, y con epicentro a solo cuatro kilómetros de profundidad.

El Colegio de Geólogos de España aseguró que su magnitud equivale a la energía liberada por una explosión de 1.270 toneladas de TNT.

A este temblor le siguieron varias réplicas, la primera de 3,9 de magnitud y registrada a las 03.41 horas cerca de Norcia, en la provincia de Perugia, con epicentro a siete kilómetros de profundidad. La segunda, de 4,6 grados, tuvo lugar 30 minutos con epicentro a diez kilómetros al oeste de Amatrice y la tercera, de 5,5 grados, ocurrió a las 04.33 horas a cuatro kilómetros al sureste de Norcia.

Facebook activa el 'safety check'

Como en otras ocasiones, la red social Facebook ha activado su safety check, la herramienta virtual que sirve para localizar personas durante desastres naturales o atentados.

El terremoto se ha producido muy cerca de L'Aquila, donde en 2009 se produjo un seísmo de 6,3 grados que causó más de 300 muertos y devastó la región Los Abruzos y el centro histórico de L'Aquila.