CIUDADANOS
El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Fernando Alvarado / EFE

El pacto anticorrupción firmado el viernes pasado entre el PP Ciudadanos fue la condición que la formación naranja puso para empezar las negociaciones de cara a la investidura de Mariano Rajoy. Ahora, inmersos en la búsqueda del acuerdo, Ciudadanos ha matizado lo que se debe entender por corrupción política: "No es lo mismo meter la pata que meter la mano en la caja", ha señalado este martes su vicesecretario general, José Manuel Villegas.

El primer apartado del pacto anticorrupción, que firmaron el pasado viernes los portavoces parlamentarios Juan Carlos Girauta (Ciudadanos) y Rafael Hernando (PP), estipula: "Separación inmediata de cualquier cargo público que haya sido imputado formalmente por delitos de corrupción política, hasta la resolución completa del proceso judicial".

La cláusula ya tuvo un primer matiz este lunes, desde Asturias. El portavoz de la formación en el parlamento asturiano, Nicanor García, explicó que la medida solo afectaría a cargos políticos estatales (Gobierno, Congreso y Senado) y no podría extenderse a los ayuntamientos ni los parlamentos autonómicos, porque "eso sería una pequeña revolución". Por ello, descartó que se aplicara al portavoz del PP en el ayuntamiento de Oviedo, Agustín Iglesias Caunedo, imputado en una de las ramificaciones del Caso Pokémon.

Sin embargo, según La Sexta, el partido de Albert Rivera quiere endurecer este aspecto del pacto para que llegue a todas las instituciones del Estado como Ayuntamientos, Diputaciones o Comunidades Autónomas.

La siguiente aclaración ha llegado este mismo martes. Villegas se ha referido en rueda de prensa al caso del diputado del PP por Castellón, Óscar Clavell, que está siendo investigado por autorizar, cuando era alcalde de Vall d'Uxió, el pago de 700.000 euros en facturas pese a la oposición de los funcionarios.

Diferencia

Villegas ha afirmado que están estudiando su caso y que si consideran que es un asunto de corrupción política, pedirán que se aplique el pacto y que el PP le pida su acta.

Pero ha hecho una distinción. "No es lo mismo meter la pata o meter la mano en la caja. La mala praxis en la gestión política no es corrupción política". También ha admitido que se debe estudiar caso por caso, una postura que el mismo vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha agradecido posteriormente.

En este punto ha coincidido con Maillo que ha pedido no hacer "tabla rasa" con la corrupción política. En concreto, sobre el caso de Clavell, ha defendido al diputado popular argumentando que no se trata de un caso de corrupción sino de "prevaricación administrativa" fundado en una denuncia "política".

Cuándo aplicarlo

Los dos partidos también encuentran diferencias a la hora de definir cuándo debe aplicarse la medida anticorrupción. Villegas ha recordado que el acuerdo ya está firmado, por lo que "están vigentes los puntos". Es decir, que los cargos imputados deberían separarse de inmediato.

Sin embargo, Maillo considera que para que el documento firmado el pasado viernes entre en vigor "tiene que haber un Gobierno". Es decir, hasta después de la hipotética investidura.