Por ese mismo motivo, los trabajadores han solicitado a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y al presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, sendas reuniones para explicarles la situación en la que están los trabajadores.

En un comunicado, aseguran que el proyecto "es vital para garantizar la viabilidad de la fábrica y es un tipo de operación que ya se lleva a cabo en el 90 por ciento de las fábricas de cementos de España con total normalidad y, sin él, la instalación alcalareña no puede competir en igualdad de condiciones con el resto".

El comité trasladará a éstas autoridades, la inquietud y preocupación de los empleados "por el riesgo que corren los puestos de trabajo generados por la fábrica de manera directa e indirecta, que en su mayoría corresponden a trabajadores o empresas auxiliares del entorno donde se ubica".

Además, el comité ha recordado que la fábrica de Portland "lo que pretende es sustituir parcialmente los combustibles que actualmente emplea por otros no peligrosos producidos en plantas de tratamiento y reciclaje de residuos, y que cuenta con la autorización ambiental, al tratarse de una técnica ampliamente utilizada en los países más desarrollados, entre los que se incluye España, y que, además, las propias directrices de la Unión Europea marcan como necesaria para la adecuada gestión de los residuos, y definiéndola como Mejor Técnica Disponible que garantiza la seguridad y salud de personas y entorno".

En dichas reuniones, los trabajadores les expresarán también que las empresas de reciclaje de la comarca "apoyan el proyecto de la fábrica, como se puede comprobar por las muestras de apoyo refrendadas a través de escritos y alegaciones presentadas en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra" y han advertido de que la paralización de este proyecto "supondrá el bloqueo de una inversión superior a los dos millones de euros ligada a su puesta en marcha, por lo que tendría un impacto negativo en el desarrollo socioeconómico de Alcalá de Guadaíra".

El comité ha recordado que la fábrica alcalareña de Cementos Portland "dice que está comprometida con el desarrollo sostenible y con el cumplimiento de la normativa; que está a favor del cumplimiento de la jerarquía de residuos, que establece como actividades prioritarias la prevención, reutilización y reciclaje, pero que también establece la valorización energética, utilización de la fracción combustible de determinados residuos, en este caso, no peligrosos, como paso previo a la eliminación en vertederos".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.