Para la diputada provincial Inmaculada Hernández, "significa un varapalo importante para los pueblos, para el tejido productivo de la provincia y para los desempleados, puesto que con esa cantidad se podrían haber creado un buen número de puestos de trabajo directos e indirectos".

La diputada del PP ha afirmado que en un primer momento la institución provincial dio de baja "de un plumazo" las inversiones más importantes y esperadas: 22,6 millones que correspondían a los planes de obras y servicios, el plan de instalaciones deportivas, las obras en carreteras, las de abastecimiento o las de caminos vecinales.

Ese recorte, aprobado en pleno, se debe, según ha afirmado, "a que, al liquidarse el presupuesto del anterior ejercicio, se constató que la Diputación estaba incumpliendo las reglas fiscales".

La diputada ha criticado que ese "brutal recorte" haya supuesto eliminar, por ejemplo, 2.160.000 euros de inversiones para abastecimientos "aunque en muchos pueblos no tienen ni mucho menos resuelto el problema del agua", o el plan de caminos vecinales, que, según ha dicho, se convocó en agosto "para ponérselo difícil a los pueblos pequeños, que no tienen personal y el poco que tiene está de vacaciones".

Junto a ello, de los aproximadamente 24 millones que quedaban por invertir tras ese recorte, la Diputación ha gastado poco más de tres millones "y con lo que queda para que finalice este año, ya no va a dar tiempo a invertir más", ha enfatizado la diputada, que entiende que todos esos datos ponen en evidencia que el gobierno socialista de la institución provincial ha "engañado" a los granadinos y ha demostrado claramente que está "paralizado".

Consulta aquí más noticias de Granada.