La demanda se ha formalizado por carta firmada por la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, dirigida al ministro en funciones, Cristóbal Montoro, después de haber planteado esta iniciativa en el encuentro que la presidenta del Govern, Francina Armengol y ella ya mantuvieron con el titular de la cartera ministerial de Hacienda y Administraciones Públicas el pasado mes de abril.

Así el Govern plantea al Estado "un acuerdo mediante el cual el déficit de financiación de la Comunidad Autónoma de Baleares pueda ser compensado con la deuda de la Comunidad Autónoma por los mecanismos del Estado que, a 30 de junio, sube a 5.304 millones de euros, además de los intereses devengados por todos los préstamos en el periodo 2012-2015, por importe de 224 millones, y la devolución efectiva de 52 millones correspondientes a los fondos ya pagados por la Comunidad Autónoma en concepto de amortización de diferentes créditos".

Además este acuerdo tendría que ser "revisado" para incluir la cifra de la deuda pendiente de formalizar en 2016.

El Govern justifica la demanda de compensación por el "déficit histórico de financiación" que sufre Baleares, "derivado de la mala dotación inicial de las competencias transferidas, y del déficit de inversiones del Estado", que desde la Conselleria de Hacienda se cifra en 1.863 millones de euros inferior a la media de la financiación de las C.A. en el periodo 2002-2013, "que ha supuesto recibir 155 millones de euros anuales menos que la media" según apunta Catalina Cladera.

Un problema que se debe a la carencia de financiación adecuada de Baleares, y no a un exceso de gasto del Govern, puesto que "Baleares es la comunidad que menos ha gastado por habitante ajustado en el periodo 2012-2013", ha explicado la consellera.

Desde el Govern explican que esta "constatación" se repite si se valoran las cifras de gasto social y de gasto sanitario, que se encuentran a la cola de entre el resto de comunidades. Las últimas cifras de la balanza fiscal del año 2013, conocidas a principios de mes, refuerzan la idea del déficit por valor de 1.511 millones de euros favorables al Estado, solo en esa anualidad.

El Gobierno demuestra así que la creciente deuda pública, provocada por los repetidos incumplimientos de los límites de déficit anuales y el consiguiente aumento de la deuda comercial, son debidos a "la carencia de ingresos que hubieran correspondido al esfuerzo de nuestra comunidad".

Cladera critica ante Montoro "la ausencia de cumplimiento por el Estado de la obligación legal de la reforma del Sistema de Financiación Autonómica", y que en vez de abordar esta cuestión se haya preferido endeudar a los gobiernos autonómicos a través de los mecanismos de liquidez, en la práctica, créditos a devolver con intereses.

"Aquello que se planteó como una vía de salvación autonómica para reducir la deuda con proveedores no es más que una salida del Estado por su incumplimiento de atender la reforma de la financiación autonómica", expone Catalina Cladera.