Cinco miembros de la Liga Feminista
Cinco miembros de la Liga Feminista LIGA FEMINISTA

"Con esta actitud no arreglas el problema ni llamas la atención", sostiene Ponce, que alega que la Liga Feminista es necesaria "para llenar un hueco que hay actualmente en la UIB". Bajo su criterio, la universidad no trata el tema adecuadamente porque "existe un machismo del que todo el mundo es consciente, pero no todo el mundo ve lo que hay detrás de él".

La portavoz de la Liga recuerda que "cada día mueren mujeres asesinadas" pero insiste en que "este es tan solo el machismo más visible" porque, por ejemplo, las mujeres académicas "tienen serias dificultades para acceder a una plaza, algo que raramente puede suceder porque no estén capacitadas, teniendo en cuenta que son la mayoría de los estudiantes".

"LA SOCIEDAD ES MACHISTA Y LA UIB NO ES UNA EXCEPCIÓN"

Ponce afirma que "el machismo está en todas partes y la UIB no es una excepción" y asegura que el machismo "se ve en los compañeros y también en los profesores". Como ejemplo, cita que "en horarios de clase un profesor no debería utilizar apelativos cariñosos contigo" y que "esto no tiene que existir en un ambiente profesional".

Sobre este tema, la portavoz de la Liga Feminista añade que "no es que no se puedan hacer cumplidos, es que está fuera de lugar que alguien te grite por la calle o que una persona con la que no tienes relación haga comentarios sobre tu físico".

INSULTOS Y DESCALIFICACIONES

Ponce reconoce tanto ella como el resto de miembros de la Liga Feminista han sido objeto de "muchos comentarios ofensivos", sobre todo en las redes sociales, pero sostiene que han sido más los comentarios positivos. "Es preciso que gente que no te conozca te defienda por una idea", apunta.

Por último, la portavoz de la Liga recalca que "lo mejor del feminismo es que molesta, te hace cuestionar cosas y a nadie le gusta eso". "Las descalificaciones nos dan bastante igual, sobre todo las que se refieren a nuestro físico, ni nos va ni nos viene", concluye.