El hallazgo se produjo sobre las 14.00 horas, cuando la sala operativa del Cecoes 1-1-2 recibió una alerta comunicando que habían localizado a una persona que parecía haber fallecido en el interior de un vehículo que se había precipitado a un barranco.

Efectivos del Consorcio de Bomberos liberaron el cuerpo del interior del habitáculo, siendo custodiado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía hasta la llegada de la autoridad judicial e instruyeron las diligencias correspondientes.

El helicóptero del GES recuperó el cuerpo del afectado del interior del barranco y el resto de los recursos de emergencia colaboraron en el dispositivo de búsqueda y recuperación del cuerpo del fallecido en el lugar del incidente.

Al parecer, este hombre fue a buscar orégano al monte y, tal vez debido a un despiste, se precipitó por la pista forestal de unos 150 metros de altura. Un hijo de la víctima fue quien avisó de su desaparición, según una información de 'La Opinión de Tenerife'.