Río de Janeiro se blinda
Soldados brasileños patrullan a lo largo del paseo marítimo en la playa de Ipanema, en Río de Janeiro (Brasil). Lukas Coch / EFE

Dos conductores de la aplicación de transporte Uber fueron asesinados el fin de semana pasado en Río de Janeiro, aunque la policía brasileña informó de que ambos casos no tienen relación.

Uber confirmó este lunes la muerte de los conductores, pero precisó que ninguno de ellos estaba de servicio en el momento del asesinato.

Una de las víctimas, Iuri Martins, de 24 años, fue tiroteado la noche del sábado en la localidad de Niteroi, en la región metropolitana de Río, después de mantener una discusión con un conductor de furgonetas, que fue enviado a prisión.

Por su parte, Marcos Vinícius de Oliveira, de 42 años, fue asesinado el domingo en la zona oeste de Río cuando regresaba a casa después de haber pasado el día trabajando en Uber y su cuerpo sin vida fue encontrado en el interior de su vehículo.

Oliveira, cuya muerte está siendo investigada, era mecánico y había comenzado a trabajar en Uber recientemente después de haber quedado desempleado.