Un grupo antimusulmán checo causó este domingo en Praga pánico entre los turistas al imitar un atentado islamista, incluyendo armas falsas y gritos de "Allahu Akbar" (Dios es Grande), informó la agencia de noticias CTK.

El responsable del evento, el populista derechista Martin Konvicka, acudió al lugar de los hechos, en el centro de Praga, vestido de beduino, cabalgando sobre un camello, seguido por varios vehículos todoterreno con hombres vestidos yihadistas de Estado Islámico (EI).

El activista dijo que se trató de "una parodia" y de un "teatro absurdo" sobre cómo sería una toma de poder por parte del grupo terrorista.

Antes de que pudiera producirse un pánico mayor entre los transeúntes, en su mayoría turistas, la policía checa logró abortar el macabro evento.

La policía checa estudia ahora denunciar y enjuiciar a los responsables por el delito de divulgación de rumores falsos y preocupantes, lo que puede ser penado con hasta cinco años de cárcel, indicó CTK.