TRUMP
Donald Trump, en un acto de campaña. DONALD TRUMP EN TWITTER

El que hasta hace dos días fuera el hombre fuerte de la campaña de Donald Trump, Paul Manafort, ha dimitido de su cargo este viernes, tras los cambios que el candidato hizo en su equipo y frente a las acusaciones que lo vinculan con partidos prorrusos.

"Esta mañana Paul Manafort me ha ofrecido su dimisión, y yo la ha aceptado", dijo Trump en un comunicado, en el que agradeció el "gran trabajo" realizado por su jefe de campaña durante el proceso de primarias y la convención republicana.

La renuncia ya era esperada, tras las acusaciones que relacionaron a Manfort con partidos ucranianos prorrusos.

The New York Times publicó pagos a Manafort, entre 2007 y 2012, que aparecen en unos libros de contabilidad secretos del Partido de las Regiones del derrocado presidente ucraniano Víktor Yanukóvich que están siendo investigados por la Oficina Anticorrupción en Kiev.

El periódico aseguró que entre las transacciones dudosas hay un acuerdo por 18 millones de dólares para vender activos de una televisión a un consorcio montado por Manafort y el oligarca ruso Oleg Deripaska, cercano al presidente ruso, Vladímir Putin.

Manafort se unió a la campaña en marzo pasado, tres meses antes de la dimisión del hasta entonces responsable de la campaña, Corey Lewandowski, por sus relaciones "hostiles" con la prensa y el malestar de algunos miembros del Comité Nacional Republicano.

Hace dos días, Trump realizó varios cambios y nombró como jefe de campaña a Stephen Bannon, un exbanquero y director de un medio conservador. Manafort tenía el cargo de presidente de la campaña, pero en la práctica había quedado relegado a segundo plano.