En una nota, el Ayuntamiento hispalense ha informado de que este proyecto se encontraba dentro del Programa Alumbra (Itinerarios de luz y cultura por la ciudad), puesto en marcha por el Ayuntamiento de Sevilla la pasada Navidad y que incluía un itinerario de luz y cultura para descubrir cada rincón de Sevilla, incluidos sus barrios periféricos.

El Ayuntamiento quiso poner en marcha, como experiencia piloto pionera en España junto al ya tradicional alumbrado, el programa de 'iluminación singular' #LucesdeBarrio, que alumbró seis barrios de la ciudad de la mano del colectivo sevillano Nomad Garden, que comisarió este proyecto participativo.

Asimismo, a través del trabajo continuado con agrupaciones vecinales escogidas, se realizaron una serie de talleres impartidos por una veintena de creadores locales donde más de 600 vecinos generaron una iluminación de navidad singular y alternativa, diseñada con originalidad e ingenio a la medida del entorno que viven y comparten.

El ayuntamiento ha señalado que con la intención de repensar el entorno como un contexto de colaboración social vivo y dinámico, #LucesdeBarrio desarrolló un laboratorio encaminado a iluminar creativamente lugares urbanos excepcionales, barrios que, cuidados y cultivados por colectivos cívicos, ya encarnan y propician alianzas con su entorno todos los meses del año con luz propia, lugares donde siempre habita la Navidad.

El Ayuntamiento sevillano ha explicado que se trataba de alumbrar y poner en valor la acción colaborativa de los sevillanos, que de forma continuada cuidan y dinamizan su entorno, en una fiesta creativa y llena de luz. En esta primera experiencia de #LucesdeBarrio se seleccionaron seis situaciones donde los vecinos velaron, "de manera esforzada y humilde, por la prosperidad de la naturaleza y la cultura de la ciudad", casos como el de las calles de vecinos del barrio del Carmen; el arca vegetal de los amigos de los jardines de la Oliva; los huertos urbanos del barrio Miraflores; los cosmopolitas paseos del Parque Amate y del barrio de San Jerónimo, o del vergel de artesanos de Rompemoldes.

PROYECTOS DESARROLLADOS EN 'LUCES DE BARRIO'

En la Barriada del Carmen, los arquitectos y artistas locales tomaron como punto de partida el hilo de Ariadna, símbolo de aquello que vincula el pasado con el presente, el exterior con el interior, y siguiendo la lógica de compartir, crearon junto con las mujeres del taller de corte y confección de la asociación de vecinos de la barriada, más de 150 almohadones luminosos, utilizando telas y fibras textiles. Ubicándose en la calle principal de acceso al barrio.

La Compañía de Teatro Viento Sur, también vecina de la zona, realizó para la inauguración un pasacalles y representó la obra 'Tiempo de Burlas', invitando a vecinos y visitantes a participar de una fiesta para recibir la Navidad.

Asimismo, La Oliva, barrio seleccionado por su intensa actividad vecinal y su labor en la conservación de especies botánicas, cultivó colectivamente un 'Olivo de Navidad' formado por multitud de globos biodegradables rellenos de helio en los que se colgaron semillas para ser liberadas y plantadas en otros lugares durante la Navidad.

El Parque Amate, junto con el estudio de arquitectos, buscó iluminar y dar visibilidad a la red de apoyo mutuo entre inmigrantes latinos que utiliza este parque como lugar de encuentro y socialización, cuyo objetivo era apoyar esta red solidaria y ampliar su efecto. El diseño para el Parque Amate conectó con una red led los tres espacios para el desarrollo de actividades deportivas ya existentes, creando un "Espacio-Mutuo" iluminado.

Por otro lado, en el espacio Rompemoldes (Macarena), se hizo

una gran lámpara inflable en forma de nube luminosa, que contenía 150 puntos de luz led.

En Huertas del parque Miraflores, la asociación Comité Parque Educativo Miraflores lleva cultivando este espacio para el resto de la ciudad desde 1983, con un programa de actividades combina la producción agrícola con la investigación histórica.

Asimismo la intervención artística propuso celebrar la Navidad, iluminando el espacio de las huertas a través de sencillas lámparas de aceite. Esta intervención tuvo su punto de mayor intensidad en la Casa de las Moreras, donde se instalaron varios centenares de lámparas realizadas por los más de 200 alumnos de las escuelas del barrio y los 160

hortelanos de la asociación.

Por último, el barrio de San Jerónimo es un enclave urbano, social y cultural heterogéneo, cuya diversidad y expresividad se extiende a todas las facetas de la vida cotidiana. Como estrategia proyectual, el Ayuntamiento ha explicado que se tomó prestada la expresión senegalesa 'teranga', que significa 'hoy usted es el dueño de esta casa', con el objetivo de celebrar, no solo a la numerosa comunidad senegalesa del barrio, sino a todas las comunidades que allí conviven.

Un único material -hilo fosforescente- se utilizó para singularizar tres enclaves simbólicos, instalado con la colaboración de la comunidad, se envolvió el claustro del centro cívico San Jerónimo, el local de una de las asociaciones y la portada semi-derribada en el cruce entre las calles Cataluña y Marruecos, que rodeada de espacio público y simboliza ese deseo de una casa común y abierta que une a todos, como proyecto en marcha y horizonte futuro.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.