Jaume Mateu y Mateu Capellà
Jaume Mateu y Mateu Capellà EUROPA PRESS

En rueda de prensa, Mateu ha explicado que las empresas interesadas en realizar obras, actualmente en licitación, deberán hacer frente a determinadas condiciones, como respetar "los derechos laborales y la calidad en la ocupación de sus trabajadores", potenciar "la integración de la plantilla de personas con discapacidad", contar con "un plan de igualdad entre hombres y mujeres", promover "la inserción laboral de personas con dificultades de acceso al mercado laboral", cumplir con "criterios éticos" y tener "transparencia y justicia fiscal".

Así, por ejemplo, se puntuará "las ofertas que mejoren las condiciones laborales y salariales establecidas en el Estatuto de los trabajadores o en el convenio del sector respectivo" o "la subcontratación de personal a través de empresas de inserción", ha apuntado Mateu.

El director general de Movilidad y Transporte también ha afirmado que estas condiciones "no son una cuestión puramente estética, sino que tendrán consecuencias sobre la puntuación en el momento de la licitación".

OBLIGADO TRAMITAR EN ESPAÑA

La Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad también exigirá el cumplimiento de determinados requisitos, como "abonar a los trabajadores el salario durante los cinco primeros días de cada mes" o la obligación de "tributar en el Estado español", quedando prohibida la contratación de empresas que "tengan su domicilio en paraísos fiscales".

Según Mateu, estos requisitos "se repetirán también para la licitación del segundo tramo de las obras", aquel que se encargará de electrificar el camino desde Enllaç a sa Pobla y que actualmente está en exposición pública.

47 MILLONES DE EUROS

El director general de Movilidad y Transporte ha comentado que el presupuesto total para ambos proyectos (Enllaç-Manacor y Enllaç -sa Pobla) es de 47,1 millones de euros, financiados la mitad por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y la otra mitad por la propia Comunidad Autónoma.

En este aspecto, Mateu ha destacado que "la electrificación del tren entre Enllaç y Manacor es un proyecto complejo por la situación financiera del Govern y las dificultades que hay para conseguir financiación del Estado".

En relación a los plazos, Mateu ha indicado que el objetivo de la Conselleria es que las obras de los dos tramos "se desarrollen paralelamente durante 2017 para que el servicio esté operativo a principios de 2018" y que, por ello, "en los pliegos de la licitación se prevén penalizaciones importantes por retrasos, desde los 6.500 euros hasta los 10.000".

Por último, ha comentado que "una vez electrificada toda la red, se podrá reducir la duración del trayecto en aproximadamente diez minutos hasta Manacor y cinco minutos hasta sa Pobla".