La actuación policial se desencadenó a raíz de una denuncia en la que varias personas afectadas afirmaban haber sufrido durante casi un año un continuo acoso, mediante amenazas y palizas -algunas con un palo de madera cuyo interior estaba compuesto de hierro- por parte de una pareja originaria de los países del este.

Les exigían la mitad del dinero recaudado a diario, ya que ellas ejercían la prostitución y ellos alegaban que esa calle era suya, según informa en un comunicado el Cuerpo Nacional de Policía.

Una dotación policial las localizó en la zona norte de la capital granadina y detuvieron a las dos personas responsables de los hechos, que fueron posteriormente puestos a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Granada.