En una nota de prensa remitida por el Instituto Armado se ha señalado que de la investigación se desprende que de las recetas utilizadas se han falsificado tanto los datos de pacientes como los de los facultativos prescriptores. Asimismo todas ellas se han usado para la retirada de medicamentos de especial control médico, relacionados con anabolizantes, que pudieran ser utilizados en el mercado negro para uso en gimnasios.

De las investigaciones de la Guardia Civil se concluye que los datos de los pacientes y los facultativos han podido salir de la base de datos de una de las farmacias donde se han retirado los medicamentos, ya que la mayoría de ellos son clientes y prescriptores habituales de la misma.

Asimismo coincide que todas las recetas falsificadas han sido despachadas por el mismo trabajador de la farmacia, así como que ha abastecido medicamentos de especial control médico sin exigir la correspondiente receta.

Por ello la Guardia Civil ha relacionado al trabajador de la farmacia por su posible participación en un supuesto delito de falsificación de documentos y contra la salud pública.

Hasta el momento los agentes han localizado hasta 17 recetas falsificadas continuando con las investigaciones no descartando mas personas relacionadas con este delito.

Consulta aquí más noticias de Huelva.