En declaraciones a Europa Press fuentes del Ministerio han asegurado que la mallorquina se encuentra "en buen estado de salud" y han dicho desconocer si ésta ha sufrido algún tipo de agresión o maltrato durante su estancia en el país, así como si ha participado en protestas.

"La Embajada de Bangkok ha estado en contacto con ella para darle la asistencia necesaria", así como su "deportación a España", ha afirmado el Ministerio.

El Govern balear, por su parte, ha señalado que están en contacto con el Ministerio para que les facilite información sobre el caso.