Mariano Rajoy se ha comprometido a firmar el pacto anticorrupción que presentó hace una semana Ciudadanos y a fijar una fecha al debate de investidura. Así lo ha anunciado Albert Rivera en la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida este jueves con el presidente en funciones y así lo ha asumido el líder del PP minutos después.

Será este viernes cuando se lleve a cabo la firma del pacto, con una reunión entre los portavoces del PP y Ciudadanos en el Congreso, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, dando el pistoletazo de salida a las negociaciones para la investidura de Rajoy.

En cuanto a la fecha del debate de investidura —uno de los requisitos imprescindibles que exigía Ciudadanos—, Rajoy había acordado con Rivera concretarla esta misma tarde una vez Ana Pastor, actual presidenta de la Cámara Baja, lo estime "oportuno y conveniente". "Estoy en disposición de someterme a la sesión de investidura", ha confirmado en el Congreso.

Horas después, a las 18.00 horas, Ana Pastor ha comparecido en el COngreso para anunciar la fecha del debate de investidura: será el 30 de agosto.

Así, las reuniones de los equipos negociadores comenzarán a trabajar este mismo viernes, siempre y cuando Rajoy cumpla el segundo compromiso: notificar la fecha definitiva de la investidura: "Mañana [viernes] iniciaremos las negociaciones con Ciudadanos".

Ahora el PP debe poner la maquinaria en marcha. Y para ello es necesario iniciar las conversaciones con el resto de formaciones políticas, también con el PSOE, pieza fundamental para lograr que la investidura salga adelante.

Mi intención es hablar en las próximas fechas con el señor Sánchez

"He hablado con el presidente del gobierno en Canarias para intentar llegar a un entendimiento y mi intención es hablar en las próximas fechas con el señor Sánchez", pese a la negativa de los socialistas a facilitar un gobierno de Rajoy. "Sánchez debe colaborar para que haya gobierno. Lo contrario sería un fracaso sin paliativos del que sería de nuevo responsable", ha sentenciado el presidente en funciones.

En este sentido, Rivera ha negado haber mantenido algún contacto con el partido de Pedro Sánchez. "Este país se va a poner en marcha con un gobierno en minoría. Es momento de ponerse a trabajar".

Sin embargo, si las negociaciones de ambos líderes (Rivera y Rajoy) salen adelante la suma de los escaños de Ciudadanos (32), PP (137) y CC (1) no alcanza la mayoría absoluta (176). Para que la aritmética parlamentaria cuadre y se desatasque así la situación de bloqueo institucional, por tanto, sería necesario el 'sí' de otros seis diputados o la abstención de once de ellos.

Al aceptar la oferta de Ciudadanos, los populares se comprometen a exigir una nueva ley electoral, la limitación de los mandatos, eliminación del os aforamientos, separación inmediata de cualquier cargo público que haya sido imputado por delitos de corrupción, eliminar la posibilidad de indulto y la creación de una comisión de investigación parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del PP. Sin embargo, preguntado sobre esa última cuestión, Mariano Rajoy ha obviado la pregunta y ha asegurado que ya estaba respondida. 

El presidente en funciones y candidato a la investidura ha expresado su deseo de que este proceso concluya con "la mayor celeridad posible", porque, como ha insistido, hay "cuestiones urgentes" como los presupuestos del Estado, la aprobación del techo de gasto o el envío a la Comisión Europea de los compromisos con la nueva senda de déficit. Ha insistido, en cualquier caso, en mostrarse optimista ante las negociaciones y ha puesto en valor haber estado ya de acuerdo, en su reunión de este jueves con Rivera, en "los grandes objetivos", que son formar gobierno y que no se repitan elecciones, así como en consolidar la recuperación económica.