Debate entre Pedro Sánchez y Rajoy
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, en un montaje de imágenes del debate en la Academia de Televisión a seis días del 20-D. Juanjo Martín / EFE

España puede ser el primer país después de la II Guerra Mundial que vaya a unas terceras elecciones porque los partidos no se ponen de acuerdo. Esta posibilidad, que avanzaba ayer Mariano Rajoy, está un paso más cerca de producirse, después de que del Comité Ejecutivo del PP no saliera un sí claro a las condiciones "irrenunciables" de Ciudadanos para negociar su investidura y de que de la dirección del PSOE saliera un "no" claro a dar su apoyo a Rajoy.

En este punto muerto, a dos meses de las elecciones y 21 días de la encomienda de formar gobierno a Rajoy por parte del Rey, se encuentra España. En funciones desde hace 250 días.

A la reunión que mantendrán este jueves, la cuarta, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el candidato popular llega sin el documento de 6 condiciones naranjas aprobado por su Ejecutiva. Bajo el brazo trae solamente la "carta blanca" para poder empezar a juntar equipos negociadores. Sin embargo en Ciudadanos, que aceptan verse hoy con Rajoy por responsabilidad, creen que es insuficiente e insisten en que sin un "sí" a sus condiciones anticorrupción y sin fecha de investidura no habrá negociación. De hecho, espera que Rajoy hoy "sea capaz" de expresar a Ribera "lo que no dijo de forma pública" este miércoles sobre sus condiciones y sobre la fecha de investidura.

La fecha de investidura es también por lo que clama el PSOE. Este miércoles, Pedro Sánchez exigía a Mariano Rajoy que la diera a conocer tan tarde como hoy, jueves. De no ser así, su grupo parlamentario presentaría tan pronto como mañana, viernes, una petición a la presidencia del Congreso de que acelere dicho debate.

Pero el PP no fija fecha precisamente porque no le vale solo con los 32 de Ciudadanos (y Coalición Canaria) para salir airoso, y con Gobierno, del hemiciclo de Carrera de los Jerónimos. Si el PSOE no se abstiene, no hay posibilidades de Gobierno.

Sin embargo, como una piña, el PSOE insistía este miércoles en que no es no, "por convicción ideológica y por una cuestión ética. Porque en España solo puede haber regeneración si el señor Rajoy deja de ser el presidente", dijo ayer Sánchez.

Así las cosas, Moncloa se puso en contacto (telefónico) en la tarde del miércoles con Ferraz. Los populares dicen que el PSOE  respondió negativamente a su petición de diálogo. Los socialistas, por su parte, dicen que su secretario general no tiene inconveniente en hablar con Rajoy, pero que "lo lógico" es hacerlo conociendo una fecha de investidura.

Una semana después de que el giro de Ciudadanos mostrando su disposición a apoyar al PP bajo ciertas condiciones hiciera ver que un Gobierno podía empieza a echar a andar, los comentaristas políticos creen que Rajoy empieza a tener claro que habrá que fijar en el calendario unas nuevas elecciones, después de verse obligado a afrontar un debate de investidura fallido para su candidatura.

De este jueves cabe esperar que se conozca la fecha en la que se celebre la sesión de investidura, pero el PP lo condiciona a que Rivera acepte dar su apoyo al líder del PP. Con todo y con eso, las matemáticas siguen diciendo que el resultado pueden ser unas terceras elecciones que podrían caer en Navidad.