Calentamiento global
Mapa del calentamiento de la Tierra. NASA

El pasado mes de julio ha registrado las temperaturas más altas en el planeta desde que se tienen registros, según estudios de la NASA y la administración estadounidense del clima NOAA.

Usualmente, los meses de julio son los que registran las temperaturas promedio más altas en el planeta. Pero en los reportes tanto de la NASA como de NOAA se concluye que julio de 2016 ha registrado la mayor temperatura en 137 años de registros. Con ello supera la anterior marca, que ostentaba el mes de julio de 2015.

Además, con julio ya son 15 meses consecutivos con temperaturas al alza que están pulverizando los registros mensuales.

Así, la cifras de NOAA apuntan a que la temperatura de julio a través de superficies terrestres y oceánicas fue de 1,57°C por encima del promedio del siglo XX, de 60.4 grados Farenheit (15.8 Celsius). Se trata de la cifra más alta registrada para un mes de julio desde 1880. De esta manera se supera el récord anterior establecido en 2015.

Los expertos apuntan que julio de 1976 fue el último en registrar valores terrestres y oceánicas globales inferiores a la media. Y eso parecía que iba a pasar con julio de este año, porque "comenzó con una temperatura global media mensual baja". Sin embargo, el día 15 registró la diferencia de temperatura más alta de la historia: 1,639ºC por encima de lo habitual.

En la tierra, julio registró una media mundial de 1,98°C por encima del promedio del siglo XX. Este valor empata con 1998 como la temperatura global de la tierra más alta de julio desde que se tienen registros. Por su parte, la media mundial en la superficie del mar fue de 1,42°C por encima de la media mensual del siglo XX, pasando por encima del récord establecido el año anterior.

NOAA también ha destacado la evolución de la extensión de hielo marino en el Ártico. En este caso, la media de julio fue de 640.000 millas cuadradas (un 16,9 por ciento) por debajo de la media de 1981-2010. Es la tercera medida más pequeña registrada este mes desde que comenzaron los registros en 1979.

Por su parte, la extensión del hielo marino en la Antártida para julio era de 30.000 millas cuadradas (0,2 por ciento) por encima de la media de 1981-2010. Es la extensión de hielo marino en la zona más pequeña desde julio del año 2011.

"Julio de 2016 ha sido el más cálido desde que comenzaron los registros en 1880", remarca Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales (GISS) de la NASA. "Y con ello, parece que 2016 también será el año con temperaturas más altas de la historia".