Incendio en Galicia
Incendio en Calda de Reis, en la provincia de Pontevendra. EFE

El fuego parece haber dado una tregua en Galicia y, así, los montes de la provincia de Ourense, los más afectados en las últimas horas, recuperan la calma después de que haya quedado estabilizado el incendio en Melón y controlado el de A Pobra de Trives, al igual que el de Cervantes, éste último en Lugo.

Asimismo, ha sido dado de alta el operario herido leve por intoxicación de humo en el incendio, ya extinguido, en el término de Sarreaus (Ourense), que ingresó ayer en observación.

Las llamas se han apoderado en esta primera quincena de agosto en Galicia de montes singulares, muchos de diferentes núcleos rurales que han estado en riesgo por la cercanía del fuego, y han quedado arrasadas miles de hectáreas de pinares y eucaliptos.

En este momento, los equipos de extinción parece que poco a poco ponen cerco al fuego y en las últimas horas han logrado estabilizar el incendio de la parroquia de Quins, en el término orensano de Melón.

Este fuego ha afectado a 106,58 hectáreas, de ellas 84,93 de monte raso y 21,65 de arbolado, según el parte facilitado a mediodía por la Conselleria de Medio Rural.

Se activa un nuevo foco en Lalín

Un nuevo incendio forestal se ha activado la tarde del martes en el término municipal de Lalín, en Pontevedra, a pesar de los avances de los equipos de extinción en buena parte de Galicia.

Según estimaciones provisionales, el fuego afecta ya a alrededor de 20 hectáreas, y trabajan en su control tres agentes y doce brigadas.

Los brigadistas también han conseguido aislar y mantener controlados en las últimas horas, asimismo, los incendios de Navea, en A Pobra de Trives (Ourense), y de San Tomé, en Cervantes (Lugo).

El primero de estos, controlado desde las diez de la noche de ayer, afecta a 194 hectáreas, 174 de ellas de monte raso y el resto de arbolado.

El nuevo incendio forestal en Pontevedra afecta a unas 20 hectáreas.También está controlado el incendio en la parroquia de San Tomé, en el municipio lucense de Cervantes, en este caso desde las siete de la mañana de este martes. Allí el fuego ha arrasado 30 hectáreas.

Ha sido extinguido el incendio de Arbo (Pontevedra), parroquia de Mourentán, que afectó a 1.717 hectáreas, y el de la parroquia de Albeos, en el municipio pontevedrés de Crecente, que quemó 354 hectáreas.

Según los últimos datos oficiales, sido extinguidos los incendios de San Millao, en Cualedro (Ourense), finalizado desde las 19:50 horas del lunes y que afectó 435 hectáreas según las últimas estimaciones; y los de las parroquias de Baroña, Xuño y Caamaño, en Porto do Son (A Coruña), extinguidos en su totalidad desde las 20:42 horas del lunes y con 1.600 hectáreas afectadas.

Portugal sigue luchando contra el fuego

Mientras, Portugal lucha contra otro incendio forestal declarado en la localidad e Vila Nova de Cerveira, situada en el distrito de Viana de Castelo, en la frontera con Pontevedra, según los últimos datos divulgados por la Autoridad nacional de Protección Civil del país vecino, donde hay otros 25 fuegos de menor tamaño, la mayoría en la zona norte.

Este miércoles, tras semanas de intenso calor, un frente, aunque poco activo, cruzará la Comunidad gallega de oeste a este.

Así, se espera una jornada de cielos cubiertos, con lluvias débiles que comenzarán durante la mañana en el noroeste y que se irán trasladando cara el sureste con el avance del día.

Las temperaturas mínimas experimentarán un ligero ascenso mientras que las máximas descenderán.

El viento, según la predicción de Meteogalicia, soplará flojo de componente sur en un inicio y con el paso del frente girará a noroeste.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.