Según ha informado este martes en un comunicado, el proyecto prevé la formación de un vial de unos 2,3 kilómetros para peatones y ciclistas que conecta el núcleo urbano de Sant Joan de les Abadesses con la Colònia Llaudet, pasando por el lado norte de la carretera N-260.

La actuación también incluye la mejora del camino de acceso de la N-260 al puente del Reixac de Sant Joan de les Abadesses, segregando el tráfico de peatones y bicicletas del de los vehículos motorizados -especialmente camiones- que la utilizan, con un presupuesto previsto de 1,1 millones y un plazo de ejecución de seis meses.

El segundo tramo que se impulsa, entre los núcleos urbanos de Camprodon y Llanars, tiene una longitud de 1,3 kilómetros, que se inicia en el puente de la carretera GIV-5254 que cruza el río Ter, donde se prevé ampliar la acera existente.

Las obras correspondientes a este tramo tienen un presupuesto previsto de 311.000 euros y una duración de dos meses.

Consulta aquí más noticias de Girona.